Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

2 abr. 2012

Fantasmas


Una sombra… un fantasma… revolotea sobre España. Antaño pensábamos, inocentes, que respondía al nombre de Comunismo, pero  éste que hoy nos arropa al llegar la noche no responde a tal vocablo, sino a la palabreja de demo-cristianismo… o centrismo… o “arrimar el hombrismo”… o PP.

Siglas que resumen todo lo anterior. Siglas que engloban una fantasmagórica visión… una posesión satánica… una farsa en la que, además de los inocentes niños, también creen los incautos adultos, necesitados de una salida al final del túnel… luz de esperanza.

Pero, en pleno s. XXI, con su ciber-análisis y su ciber-lógica, si una lección hemos aprendido en el Cuartel General, es en la existencia de fantasmas. De eso, Monos, cada día nos damos (y daremos) más cuenta.

El centrismo… el buen rollito político… el arriolismo genovés de la Rúa del Percebe popular, no son más que aire vacío y antimateria cósmica fantasmagórica. Como bien dice el refrán, “no por arrimar el hombro amanece más temprano”.

Hoy, en el cuartel de El Ejército de los 12 Monos, nos hemos despertado hastiados, de nuevo, tras otra pesadilla diaria protagonizada por el fantasma genovés. De madrugada, el sueño reconfortante se ha visto interrumpido por el ulular de una presencia fría y horripilante que desbarató las defensas de mi subconsciente.

Con él… acompañando al ulular siseante… se han manifestado las faces de varios discípulos del fantasma regio. Uno, delgadito y con planta estudiada y bien aprovechada, venía con unas gafas muy cool y un flequillito rebeldemente lacio… como él, guerrillero oficinista, marca de la casa… susurrando al oído injurias a las Víctimas del Terrorismo. Son malas, comandante… son rabiosas, vengativas, radicales…

Otro reflejo del fantasma de mil cabezas, me ha visitado disfrazado de diálogo. Diálogo. Bonita palabra que, en la boca de uno… sólo uno… no tiene ningún significado. Dos no dialogan si uno no quiere. Pero el fantasma dialoga… dialoga… dialoga… aunque nadie pierde el tiempo en él. Tanto necesita de interlocutor que acaba implorándolo… CiU, por favor, no me abandonéis en mi travesía por el desierto… Y así, de tal guisa, el diálogo va perdiendo dignidad tras dignidad, hasta quedar en inútil anti-materia fantasmagórica.

La tercera cabeza del ente-hiedra viene con una pistola en una mano y una saca recaudatoria en la otra. Entre lágrimas murmura no sé qué milonga de “sacrificarnos unidos”… “Hacienda somos todos”… “Estado de Bienestar”… Pero yo, aún durmiendo, noto como mi bienestar mengua y su Estado me atenaza con fuerza el cuello… más fuerte, más fuerte… arrancando el vital aire de mis pulmones. Todo, eso sí, envuelto en esas dulzonas palabras… “arrimar el hombro”… que repite, una y otra vez, en un infinito bucle embriagador mientras el incauto va sumiéndose en un sueño más profundo… abismal… próxima parada: traje de madera.

Mi cama, en ese momento, destilaba ya gotas de aterrado sudor, convertida en esponja de agrio perfume. Mi estancia, humilde, se asemejaba al camarote de los Hermanos Marx… repleta, atestada... multitud de fantasmas azul gaviota clarito, casi blanco invisible.

Entre ellos, también, el horripilante rostro del fantasma de Judas Iscariote, alias España plural… y desigual. Políglota, me hablaba en tres, cuatro… cien lenguas distintas, alabándome las excelencias de ese paraje o aquel baile regional… o queso, vino, aceite… Singular, único… ajeno a la hermanada sangre que recorre las venas de sus hijos. Somos mejores… son peores… un lastre… Pureza Racial… Separémonos, comandante… Y el desasosiego de mi descanso iba tornándose nerviosismo bajo el sonido de palabras que clamaban por la puñalada trapera a un hermano perdido en la misteriosa senda que resultó ser la vida.

Como colofón final, y justo antes de despuntar el alba, se manifiesta el espectro de la barba… terrible senectud arrodillada… ataviado con fardos repletos de regalos y prebendas. Con ellos, amén de su vocablo adulador e hipnótico, pretende reafirmar, y confirmar, las anteriores tentaciones de sus subordinados fantasmagóricos. Pretende, con su filosofía de relativa conveniencia, atraernos hacia su inframundo… su realidad paralela… habitada por fantasmas que fuman puros habanos mientras se vanaglorian por haberse conocido.

Fantasmas con memoria de fantasma, Monos. Memoria del que cree que “hay que mirar para adelante” porque “el Futuro lo es todo”… que no es nada. Triste consuelo del que se conoce intelectualmente estéril.  Con cada amanecer, los fantasmas olvidan las experiencias del día anterior.

Los fantasmas no tienen pasado.

Así, sudoroso y con un ceño matinal extrañamente fruncido, fue mi despertar esta mañana de un mes de Abril cualquiera. Mi brazo diestro, henchido de rabia y sangre caliente alimentando los músculos, se ha tensionado como si poseyera las cualidades mágicas de un superguerrer del Espai*… mientras yo lo miraba con un deseo real de transformar toda mi rabia en una bola… una fuerza electro-magneto-biológico-nuclear que, lanzada con un grito de victoria, borre y barra… descree… toda la antimateria fantasmagórica que perturba la paz de mis sueños y el futuro de mi presente.

Posiblemente, eso sí, la bola de energía exterminadora, tras realizar su trabajo, me confirme que, tras su estela, tan sólo quedó la Soledad más infinita. Sólo yo estoy libre del fantasma. Sólo mis Monos y yo. 

Pero eso no es problema, podéis estar seguros.


Dejemos que todos los demás sigan durmiendo.

14 comentarios:

C S Peinado dijo...

Que tiempos aquellos en que nos arruinabamos cada diez años a pesar del oro americano y lo resolvíamos todo enviando tropas a cualquier guerra donde soltar testosterona. Porque el español siempre ha sido mucho de cojones y poco de cerebro. Al contrario del sino de la democracia. Ni cerebro ni cojones. Sólo engaño y a mamar. Así nos va.

Un saludazo.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

¿Se puede creer ya en algo? Ni los fantasmas, amigo Herep, son ya lo que eran.
Un cordial saludo.

Candela dijo...

Sin embargo, yo me centraré en S. Judas, patrón de las causas perdidas. Con un poco de suerte e intentando hacer la presión suficiente, aún estemos a tiempo. No estamos tan solos, es cuestión de buscar a los que piensan, como nosotros, que la traición nunca tiene recompensa.

Wittmann dijo...

Buenas Herep.

La verdad es que la tediosa realidad con la que nos hacen levantarnos todos los días es un incentivo a no volver hacerlo. Nunca. Y aun así habrá una cabeza de ese tu monstruo que saca cuartos incluso del óbito (impuesto de sucesiones). No, amigo Herep, podemos luchar como siempre hemos hecho, pero si no damos un certero golpe o una buena sacudida los escasos sujetos que vemos lo que hay poco podremos luchar.

Un saludo.

Zorrete Robert dijo...

Maria Cristina cuidate el coño y de Canovas a Sagasta y de Sagasta a Canovas.
Como se ve amigo Herep que no tienes biruta en negro, si no verías que contento estabas hoy.
Saluditos centristas.
Ps: Por cierto ¿que coño es el centrismo?.

Agustin dijo...

Las cosas no tiene arreglo con paños caliente.Aqui se no estan choteando cada dia,Tanto PP como Psoe,un saludo.

Geppetto dijo...

Las negruras de hoy son las sombras de antaño.
Entre unos y otros le hemos sacado las tripas al juguete.
España necesita suicidarse cada tanto tiempo y por lo visto ese tiempo ha llegado
Un país en el que se podía vivir fenómeno y de nuevo nos lo hemos cargado.
http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/

Herep dijo...

La conveniencia, o no, de nuestra sangre caliente latina, CS. Somos más bien de actuar, y luego pensar.

Como bien dices, así nos va... y nos irá. No hay indicios de que la cosa vaya a mejorar.

Un abrazo, campeón.

Herep dijo...

En pocas cosas se pueden creer hoy en día, amigo mío. Te llaman "crédulo" o "conspiranoico" por ello. O "facha", que es más fácil y tiene más gancho.

Como bien dices, los fantasmas ya no son lo que eran.

Un abrazo, figura.

Herep dijo...

Jamás pensé que estuviéramos solos, Candela. Unos puñados, quizá... pero suficientes para el duro trabajo que se avecina.
Buena elección, la de San Judas, para esta Semana Santa. Yo también pondré una vela por él.

Un abrazo, guapa.

Herep dijo...

Wittmann...

La realidad es la que es, y tenemos que hacernos cargo de ella. Muchos estamos dispuestos a luchar pero, ¿defendiendo qué? ¿La España del PP? ¿La España de la claudicación y la cobardía? ¿La España nihilista vacía de toda esencia?

Yo no.

Yo prefiero esperar. Mirar, con mis propios ojos y con mi corazón endurecido como una roca, como van pereciendo los unos y los otros, a salvo en mi madriguera.

Luego, cuando las nubes amainen, con el Nuevo Sol, será el momento de volver.

Todo lo demás serán corderos camino del matadero, amigo mío.

Un abrazo.

Herep dijo...

¿Viruta en negro? Jajajaja. ¡Si por lo menos tuviera en blanco!
¿El Centrismo? Eso es algo relacionado con el género neutro, ¿no?
O, quizá, una infección de cobardía congénita. Habrá que preguntar a la OMS.

Un saludo, Robert.

Herep dijo...

Llevan tanto tiempo choteándose de nosotros que, al final, hemos asimilado perfectamente tanto pitorreo.
Peor incluso... ahora todos quieren ser "choteadores profesionales", amigo.

Un abrazo.

Herep dijo...

Geppetto,

Tienes razón. Es una lástima el ver cómo se desaprovecha una tierra como la nuestra, capaz de dar cobijo a todos y cada uno de nosotros.
Quizá llegó ese tiempo de suicidio colectivo cíclico... que se lleve la mugre hacia la mar... y nos deje, tan sólo, aquello que está firmemente enraizado a España.

Un abrazo.