Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

3 feb. 2012

La fábula




 ¿Qué hacías durante el verano?,
le preguntó a la pedigüeña.
-Día y noche a quien me encontraba,
le cantaba: No te disgustes.
- ¿Le cantabas? Me alegro.
¡Pues bien, baila ahora!


Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos leído o escuchado la fábula de la cigarra y la hormiga. La vida y milagros de la cigarra, adicta al cabaret y al bar de alterne… coñac de barrica de roble, habano artesanal y esculturales cigarras de labios color carmín… en comparación con la austera vida de la hormiga… siempre obrera… siempre en fila, recorriendo el caminito de casa al trabajo… del trabajo a casa.

Al final, cuando apareció el frío invernal, con su ola siberiana, la cigarra, al igual que el típico borracho cierra bares, se encontró en la calle… helada… reclamando limosna a la proletaria hormiga, que pacía, caliente, en su confortable hormiguero.

¿Cómo acaba la historia? Fácil. La cigarra al hoyo… y la hormiga, al bollo.

Tal y como sucede en la fábula, ha llegado el Invierno a Chirigota Española, s.l. Y éste no es meteorológico, no… acompañado de olas heladas del Este o del Norte… típico, por cierto, de todos los años… Nada de eso. Lo que ha aterrizado en nuestro país es el Invierno Nuclear, conocido también por el nombre vulgar de Vacas Flacas.

Porque, tal y como decía la hormiga… “tras el tiempo de Vacas Gordas, aparecerán los días de frío y Muerte”. Días duros para los que la cigarra no se ha preparado… tan amiga ella de la fiesta, el jolgorio y las tapas de gambas… segura de la solidaridad del prójimo, si ésta fuera de menester.

Pero, ¿estamos nosotros preparados? ¿Hemos sido hormigas… o cigarras?

Sinceramente, soldados, creo que los ciudadanos de esto que un día se llamó España, no lo están… y nunca lo estuvieron. El Verano ha sido muy largo y, como diría Ed Stark, “Se avecina el Invierno”… helador… que no se detendrá ante nada… sean inocentes, desamparados, ancianos o culpables.

La mayoría de la ciudadanía, a fuerza de ilusiones inyectadas en vena mediante jeringuillas repletas de rayos catódicos, ha olvidado la lucha constante que representa la vida humana… el trabajo de hoy para el descanso de mañana… y eso, Monos, se paga. A un alto precio.

Muchas cigarras, ante el panorama que divisan con la caída de los primeros copos, están empezando a asustarse… ¡Que viene el hombre del saco!... buscando responsables, culpables, enemigos públicos número 1… todo vale para escurrir el bulto de la responsabilidad que todos, incluso nosotros, tenemos.

O, ¿alguien… en serio… podía pensar que la orgía vivida hasta hace unos años iba a ser eterna? ¿Creíais que un simple paleta… pipiolo de 18 años… iba a ganar el doble de parné poniendo baldosas que un biólogo con diez años de estudios a sus espaldas? Chicos con la tinta de sus carnets de conducir aún fresca pilotando bólidos de seis cifras… mocosas con cita fija todos los viernes en la peluquería… zapatos… anillos de oro… Marlboro light y Red Bull con Coca-Cola… droga en los parques… droga en los colegios… droga en las máquinas expendedoras…

¿Alguien creyó que Jauja iba a durar toda la eternidad? ¿Alguien creyó en el Mundo de Oz?

Por lo visto mucha gente sí se tragó el cuento que les explicaban, como a buenos infantes, para que cogieran el sueño. Esa nana que habla de un Estado todopoderoso que protegerá bajo su regazo a todos los huérfanos del mundo… a todos los desheredados… bañándolos en miel e incienso de marihuana… con cientos de máquinas sacando billetes a diestro y siniestro… a imagen y semejanza de los talleres repletos de elfos del Papa Noel de turno…

Es fácil reconocer a los ingenuos crédulos. Nos cruzamos todos los días, en la calle, con beatos creyentes del Dios Estado… el Dios protector que nos ha de sacar las castañas del fuego… el Ente que ha de solucionar los problemas que acarrea el frío siberiano que nos abraza con fuerza… Es fácil reconocerlos. Muchos se mueven bajo pancartas tipo #yonopago… #15M… #indignados… #perroflautas o su versión más miserable, #yayoflautas… amén de #socialistas, #conservadores, #liberales (de boquilla) o #ideologíasparatodoslosgustos.com…

Todos se quejan… todos maldicen… todos berrean contra quienes han puesto al país contra las cuerdas. Pero son tiros de fogueo… inútiles… pues nadie sabe cuál es el objetivo o, mejor dicho, nadie quiere conocerlo. O reconocerlo. Como la cigarra, hemos vivido un largo Verano mecidos por el sueño de la opulencia y el progreso… negando el curso natural de la Vida… obviando la Ley Natural, la cual podía ser moldeada a nuestro antojo pues, ¿no somos hombres? ¿No somos los elegidos… amos y señores del Universo entero? Nosotros, que caminamos sobre la superficie del Sol y bebimos de las Fuentes del Big Bang… Nosotros, dioses.

Pero incluso los dioses se despiertan sobresaltados tras sus olímpicas pesadillas.

Hoy toca despertar de la nuestra. Entreabrir los ojos y ver que aquel teatro de sueños se nos viene abajo, arrastrado por el telón de la deuda y su trampa mortífera. Como cigarras, pedimos ayuda… renegamos de nuestra responsabilidad… abdicamos de nuestra culpa pues “esa no es mi deuda”…

Yo, Comandante en Jefe de El Ejército de los 12 Monos, me rio a pierna suelta.

¿No es “nuestra” deuda”? ¿No es la “deuda” sobre la que hemos montado nuestro estilo de vida? ¿No somos nosotros quienes nos hemos dejado engañar por la codicia y la usura? ¿No somos nosotros quienes creímos que regalaban duros a cuatro pesetas? ¿No somos nosotros quienes ahora “no pagamos”… como si hubiéramos pagado algo alguna vez? ¿Con qué dinero, si nunca fue nuestro?

Y el poco que tenemos… infelices hormigas… nos es robado de nuestros bolsillos en nombre del Sistema… oculta intención de seguir alimentando al Monstruo de Oz… ese reino de miseria en el que han convertido nuestro futuro. FROB’s… ayudas públicas “que serán retornadas al pueblo”… recapitalizaciones… fusiones… prejubilaciones… Todo bien aderezado con una buena dosis de sueldos millonarios, jubilaciones vitalicias y demás inventos usureros… Todo en nombre del bollo que nos pertenecía en la fábula original...

… pero, Monos… ¡de eso hemos vivido estos años! ¡De esa falacia y ese autoengaño!

Mañana, a primera hora, los gurús de los Derechos del Hombre… de la Humanidad y el Progreso… intelectuales de la progrez, vendrán llamándonos a la revolución… a ocupar las calles… quemar Iglesias que no aportan más ayuda que la espiritual, pues la física está exprimida de tanto sectarismo… robar en los comercios… robar propiedades construidas a base del sudor de la frente… violar derechos al tiempo que se clama a favor de su defensa… abdicar de nuestras obligaciones firmadas ante notario… como si aquello firmado se lo hubiera llevado el viento… amo de la Tierra y el Cielo, como diría el felón* del rabo entre las piernas…

… Indecente, dicen muchos… pero ya es tarde para la decencia. Quedó atrás hace mucho tiempo… demasiado para que alguien recuerde qué significa tal vocablo. Indecente que nos roben… Indecente que nos manipulen… Indecente que el Mundo gire, imperturbable, mientras las cigarras observan, horrorizadas, cómo el mercurio del termómetro agujerea más y más el suelo del cero absoluto.

Nos vendieron una película. Y el final no ha resultado tan feliz como indicaba la sinopsis. Con los créditos finales, hemos comprobado como los inocentes… aquellos que no jugaron al póker de cartas marcadas… han pagado los platos rotos de tan artesanal vajilla. Todo en nombre de un Sistema corrompido donde las partes nunca fueron iguales. Todo en nombre de un Sistema que nunca pierde…

… hasta que arrecie el Invierno.

Cuando ese momento llegue, esta Tierra donde hubo un tiempo en el que jamás se ponía el Sol, verá cómo éste no asoma por el horizonte… para nadie. Lo apagamos con nuestras lágrimas, Monos… y todo será negro azabache… negro futuro… negra parca.


Años oscuros.

------------
* José Luís Rodríguez Zapatero, el Presidente Felón. 

18 comentarios:

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Produce inquietud, amigo Herep, tener que darte la razón. Hormigas o cigarras, al final, todos igualados en el hundimiento.
Un cordial saludo.

Natalia Pastor dijo...

Es que esa es la clave de todo:la destrucción.
Todos estamos con el agua al cuello de una manera u otra.
Como dice Tio Chinto,tanta cigarras como hormigas estamos condenados.

Old Nick dijo...

Esperemos Que Caiga Primero la Cigarra, Hermano Herep.
Despues Ya Veremos que Pasa en Los Hormigueros...
No Olvides que Todos los Hormigueros Aún Tienen RESERVAS y Luego, Queda LA GUERRA...
Y Además Tampoco Interesa MATAR de Hambre a Todas las Hormigas...
Basta con ESCLAVIZARLAS Y DEJARLAS IDIOTIZADAS COMO SIEMPRE...
Eso, o la REBELIÓN DE LA MARABUNTA y Fin De Los BWANAS...
¡Ánimo Y Un POco de Nervio Hermano Herep!¡Que Parece que a Estas Alturas te Estás Dejando Ganar Por el Desánimo!
Hay Una CAncioncilla Muy Pegadiza que SE Cantaba Hace Bastantes Años... Precisamente en Tiempos en que UN MUNDO ACABABA, A lo Bestia...
Y Las Hormigas Guerreras la Cantaban, Camino del Combate...

"Seguiremos Marchando
Aunque Todo se Hunda
A nuestro Paso.
¿Que POdemos Temer
Los que Nos Movemos
y Marchamos por
Sombríos Territorios
y Lugares Donde Ríe el Diablo?"

Mientras Haya un Agujero, Un Corazón Valiente y Unas MANDÍBULAS CORTANTES ¿que POdemos TEmer, Salvo la Muerte que Al Fin y al Cabo, ES INEVITABLE?
UN Abrazo.
Un Brindis por La CAIDA DEL MUNDO INHUMANO
y
¡¡RIAU RIAU!!

Zorrete Robert dijo...

Como ya estoy acostumbrado a pasar temporadas en mi cubil, me apunto al hormiguero de Don Old. Lo pasaremos pipa, de vez en vez asomar la cabezota y picotazo. Luego para a dentro y quietos hasta mas ver, jejej.
Saluditos.

Agustin dijo...

Aqui no se salva ni Dios.El desastre abarca a todo el mundo.En especial la clase media.Esperemos un milagro de arriba.un saludo.

CASASREALESDESNUDAS dijo...

Me temo amigo que las cigarras y las hormigas van a caer casi al unísono, sin embargo el hermano mayor de la cigarra al que yo voy a bautizar Cigarrón como a la máscara del entroido de Verín, se marcha de rositas con su enjambre de cigarrones a seguir viviendo en ese modo de vida del cual es muy difícil apearle. Seremos las hormigas supervivientes las encargadas del entierro de los muertos en el éxodo hacia la pobreza, al tiempo que seguiremos pagando esa vida a cuerpo de cigarrón de los que nos trajeron hasta aquí. Cierto que ha habido mucha gente que ha gastado mas de lo que ganaba, pero muchos de ellos menos de lo que podrían pagar teniendo un trabajo, que es un derecho constitucional y que ahora se les niega. Nosotros hemos puesto las espaldas, los riñones y hasta los cojones y nos quedamos a la luna de Valencia, mientras, los encargados de distribuir el producto de las hormigas, con el beneplácito de muchas de ellas, han llenado sus despensas dejando las nuestras vacías y sin posibilidad de rellenado.
¡Ojala y les de un dolor de barriga!
Un abrazo Herep. Cojonudo el post.

Herep dijo...

Como diría aquel, Tío Chinto, "no hay mal que por bien no venga".
O como decimos por aquí, "cuando uno está en el suelo, no puede caer más bajo".

A partir de ese momento, tan sólo puede uno levantarse.

Un saludo y que tengas un buen fin de semana.

Herep dijo...

Por lo menos, Natalia, nosotros sabemos a qué nos enfrentamos. Hay mucha gente que cree que esta Crisis es pasajera... que se aliviará con no sé qué eurobonos y demás gaitas.

Es un triste consuelo, pero puede sernos de utilidad cuando vengan mal dadas.

Un fuerte abrazo.

Herep dijo...

No creas, Old... no caigo en la desesperanza, amigo mío.
Más bien en la esperanza depositada en la Teoría del Caos.
Tras la marabunta, los que queden sacarán la cabeza del hormiguero y empezará la aventura de la re-construcción.
Yo apuesto por ello... y por el fin de los Bwanas, como bien indicas.

Es curioso cómo, tras tres o cuatro milenios, el hombre no ha aprendido a pensar por sí mismo... y toda la filosofía occidental quedó sustituida por aquello de "¿Dónde va la gente? Donde va Vicente".

Más que para perder la esperanza, es para ganar la carcajada.

Un abrazo, Old... y hazme un hueco en el hormiguero. Un brindis, hermano... y ¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Sí que lo pasaremos pipa, sí... unas partiditas de cartas, buenos libros y excelente charla.
Y, como bien dices, utilizaremos la táctica de la Hormiga León.
Sin perdón.

Un abrazo, Zorrete... y que tengas un buen fin de semana.

Herep dijo...

La clase media tiene los días contados, Agustín... tanto en España como en el extranjero.
La cosa pinta mal y el Mundo parece estar próximo a uno de esos períodos convulsos que abundaban tanto el siglo pasado.
Más que avanzar, la Humanidad retrocede.

Pero bueno, es cuestión de verlas venir y apartarse justo a tiempo.

Un abrazo, neozelandés.

Herep dijo...

Me uno a tus palabras, Casas..., pero me gustaría añadir un matiz: el Trabajo es un derecho constitucional... y nunca he entendido muy bien qué quiere decir eso.
Si significa que todo hombre tiene derecho a trabajar y ganarse la vida, perfecto... pero si se coge por la vertiente de que debe ser el Estado el que proporcione el trabajo... ves, eso ya no lo compro.

Para mí, todo hombre tiene derecho a trabajar y a ganarse la vida... y el Estado tiene que apartarse... largarse y no estorbar el trabajo del hombre, sea vía impuestos o vía interminables papeleos administrativos. Para mí el Estado, tan y como lo entendemos hoy en día, es tan sólo un estorbo.

En cuanto al cigarrón... no te preocupes. Cuando suene la Marabunta, como dice Old, no habrá agujero en el que pueda esconderse.

Un saludo y que pases un buen fin de semana... abrigadito, claro.

Maribeluca dijo...

Luego dicen que los cuentos antiguos eran malos y crueles- y no digo que no- pero este era y meridiano y clarito (también en esa línea, "La Gallina Marcelina" un tanto más amable), demasiadas cigarras y pocas hormigas y así nos vemos en éstas, sólo que encima las hormigas pierden...

Herep dijo...

Suerte que los votos finiquitaron a los sociatas, porque ya estaban dispuestos a liquidar todos estos cuentos antiguos que no eran de su agrado.
La estupidez del hombre, Maribeluca... que es infinita.

Un saludo y feliz fin de semana.

Candela dijo...

La inconsciencia no es un delito Herep, tampoco la codicia que -en cambio- es un gran pecado.

Creo que la culpa no puede distribuirse al 50% porque muchas hormigas inconscientes también trabajaron, aunque no supieron prever la llegada del invierno. Pero, las cigarras no trabajaron jamás. Ellas son el objetivo a eliminar.

DORAMAS dijo...

Debo darte la razón, aunque me duela. Aunque si lo miras más a fondo, se puede analizar con tranquilidad y veremos que todo tiene un inicio y un final, que el nuestro, aunque lejos, llegara a buen puerto.

Herep dijo...

Ni lo uno ni lo otro, Candela. Quien quiera ser un inconsciente o un codicioso está en su pleno derecho.
El problema es cuando el susodicho no quiere hacerse responsable, valga la redundancia, ni de lo uno ni de lo otro.

En este aspecto, lo que no veo bien es que se quiera hacer responsable a toda la ciudadanía... hormigas y cigarras... de los efectos negativos que conllevan tales actos.

¿Por qué tiene que pagar alguien el que yo no pueda hacerme cargo de mi hipoteca? ¿Por qué tengo que hacerme responsable yo de los desatinos de quien ha perdido "su apuesta"?

Yo creo en el libre mercado... hasta sus últimas consecuencias. Lo otro es hacerse trampas al solitario. Siempre bajo mi punto de vista, claro.

El problema es que las cigarras van a llevarse por delante el trabajo de las hormigas... y eso no me parece ni correcto ni justo.

Un abrazo, Candela... y feliz Domingo.

Herep dijo...

Esa es mi esperanza, Doramas... el Tsunami que se presenta arrasará con todo... menos con la buena semilla. Aquella que ha de crecer en forma de árbol recto.

Por eso lucho y ese es mi gran anhelo.

Un abrazo, amigo... y tranquilo: la balanza volverá a equilibrarse de parte del Bien. Feliz Domingo.