Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

2 dic. 2011

Serpientes al amanecer


Esta mañana, a primera hora, me he encontrado haciendo cola. Una cola no demasiado larga, pero sorpresiva a tan temprana hora de la mañana. Las 07:30 y una docena larga de almas en pena permanecían estáticas aguardando su turno… con indiferencia… como si esperaran una sentencia conocida de antemano… una sentencia que les fue revelada por un secreto pajarillo.

Bajo el helado amanecer tarraconense, me he encontrado haciendo cola… despierto, con el regusto amargo del café todavía en los labios.

A lomos de la pequeña serpiente, he escuchado vía wifi que la plaga de víboras siamesas que me atrapó esta fría mañana, sigue aumentando. Por todo el país, las colas… las serpientes venenosas de las colas del paro… siguen aumentando y procreando.

Sí, soldados. Esta mañana, tras casi una década de trabajo, me veo en la calle… bajo el frío de la mañana, rodeado de personas con la misma mirada e igual torsión en los labios. Hombros encogidos, manos en los bolsillos… y carpetas, bolsas o simples portafolios donde se recoge, y acumula, toda una vida de trabajo. Una vida resumida en tres o cuatro párrafos.

El Drama del Paro.

Para El Ejército de los 12 Monos, el trabajo es la fuerza vital del Hombre. Y, gracias al esfuerzo del individuo, ese trabajo se verá recompensado con dinero, cuya cantidad variará según la del ser. Un cirujano cardíaco recibirá mayor recompensa que un carnicero… y así hasta el infinito… Pero cuando un Hombre no trabaja, no crea… no moldea con la fuerza de sus manos o la pericia de su mente… y, por lo tanto, no recibe recompensa alguna.

O no debería recibirla. Nuestro Sistema es garantista en ese aspecto y el Estado, en estas situaciones, recompensa al desocupado con una retribución a modo de soldada… por no hacer nada… Es el Subsidio por Desempleo y, en España, éste toma diversas formas. Pero todas alcanzan la misma conclusión: remunerar al desempleado con una paga en proporción a su antiguo salario.

Se regala dinero, soldados. El dinero, el elemento que los hombres usamos para cuantificar el valor del esfuerzo humano, se regala al que nada hace. ¿O no se regala?

Si reflexionamos un poco veremos que no se regala nada. Nuestro Sistema jamás regala nada… sino que deja prestado. Nos deja prestado un dinero a cambio de nuestra servidumbre al Sistema. ¿Quién va a morder la mano que le da de comer? ¿Quién denunciará el chantaje al que se somete al ciudadano libre? ¿Quién gritará a los mil vientos que jamás se debe entregar la libertad a cambio de seguridad?
Y esa es la base de nuestro Sistema Garantista. Garantista… garante para la salvaguarda del Poder por parte de la horda saqueadora que nos tutela.

Al pobre desgraciado que se encuentra en el paro, le atajan muchos miedos. Muchos terrores nocturnos en forma de pesadilla interminable… facturas, comida, familia, hipotecas, multitud de parados para la escasez de puestos de trabajo… empresas en bancarrota… pesimismo en las calles y en el comedor de su propia vivienda usufructuada… Pánico existencial.

Y cuando dicho pánico está a punto de abalanzarse sobre las cabezas de los pobres desamparados, aparece el superhéroe moderno de los cómics en 3D… el Estado… con su cheque nominal cada día 10. El Mesías… el Salvador… quien nos obsequiará con un dinero que, en este caso, no acarrea el pago de ningún esfuerzo físico… pero sí uno mental: la aceptación de la existencia del ente Estado… un Ente que nos garantizará la subsistencia en momentos de dificultad… o no… a cambio de nuestra abdicación mental… a cambio de nuestra sumisión ideológica en favor del propio Sistema.

El subsidiado se convierte, de esta forma, en un pelele del Estado. Un adorador del mismo. Un posible esquizofrénico ante su posible desaparición... sin darse cuenta que, escalón a escalón, quien desaparece como individuo es él mismo, bajo las fauces del mastodóntico Aparato. Posiblemente no será consciente de ello, disfrazando dicha servidumbre con ropajes en forma de palabrejas tipo “Estado de Bienestar”, “Justicia Social”, “reparto de la riqueza”… pero, en el fondo, lo que no quieren reconocer es que el Sistema compra su voluntad y su raciocinio a precio de saldo… A ver, ¿qué valor tiene tu inactividad? ¿Quinientos euros? ¡Pues toma, quinientos euros!

Y la rueda gira… y gira… y gira… jamás deja de girar.

En muchas zonas de nuestro querido… y abandonado… país, son muchas las personas que malviven encerrados en este círculo vicioso de desempleo y subsidios… subsidios y desempleo… trabajo efímero y sueños evanescentes… atrapados. Muchos han asimilado el juego y desconectaron su raciocinio. Otros, no. Otros, además del miedo, sienten el abrazo de la frustración y la inutilidad.

Pero no es su inutilidad y su fracaso la causa de la trampa para hámster en la que se encuentran, no. Es, de nuevo aparece aquí, el Estado el culpable de fracaso.

… y la rueda gira y gira…

El Estado que todo lo abarca y que nada deja escapar. Si así sucediera, el castillo de naipes se vendría abajo y la casa del Monstruo se volatilizaría en el viento, que todo lo puede… que de todo es el amo. Porque el castillo del subsidio se fomenta sobre la base del desempleo… y, para que el paro y las serpientes de colores campen a sus anchas por todo el país, para que el miedo a la falta de trabajo y a la miseria existencial alcance todos y cada uno de los rincones de España… para eso se necesita el brazo musculado del Estado, soldados.

De un bofetón, el Estado borra cualquier atisbo de iniciativa laboral y empresarial. Con un empujón, legisla para controlar qué se hace y dónde se hace. Qué se cobra y cuánto se paga. A quién se contrata y a quién se despide. Dónde se invierte y dónde se ahoga a la población. Quién se beneficia y quién agarra la comisión. Quién trabaja y quién se muere de hambre. Quién tiene licencia y quién recibe la licencia como regalo de Nochebuena. Quién se adapta a los criterios de un ERE y quién no. Dónde explota una huelga y dónde se come una mariscada bien fresca. Dónde se dice blanco y dónde se dice negro. Quién es… y quién no es nada.

Ese es el brazo del Estado. El brazo que frena la liberalización del mercado laboral. El brazo que retiene el Sistema del que se retroalimenta, pues el Estado es el Sistema. Destruyendo cualquier tipo de iniciativa privada… cosiéndola a impuestos antes siquiera de que se abran las persianas… de que se firmen los primeros pedidos… asfixiándola, el Estado envía a la miseria todo el tejido productivo patrio. ¿La iniciativa privada? Mala. ¿La pública? Buena. Máquina de trabajos estatales en modo encendido y ale… trabajo público a tutiplén…

… y allí donde no llega la maquinilla prodigiosa del trabajo a voluntad, impera el reino del subsidio y la cola de la serpiente.

… y gira… y gira… y gira…

El Drama del Paro.

Pero en España, amén del desempleo, tampoco tenemos dinero… ni la otra maquinita… la de imprimir billetes de papel. En España tan sólo tenemos una montaña al Olimpo de deudas. El dinero hay que pedirlo prestado porque el Estado se lo ha gastado. Nuestro dinero, saqueado. Nuestra iniciativa empresarial y laboral, arruinada. Nuestro futuro, hipotecado por 1000 años… vacío… desnaturalizado…

El dinero, junto a su función de pago al esfuerzo, la dedicación y el trabajo físico y mental, ha quedado olvidado en la larga noche de los tiempos.

Ahora, dicho pago, se hace con deudas.


En El Ejército de los 12 Monos, no sentimos pena ni miedo. Hemos tropezado con un billete en este tren de la bruja disfrazado de cola del INEM pero, a los primeros escobazos, nos apeamos de un salto.

Soldados…

… tenemos trabajo por delante.

20 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Da miedo ver como se presenta el 2012, con más de 5 millones de parados -y sin tocar suelo...-, con 1.500.000 de familias que ya no perciben nada y con los comedores de Cáritas absolutamente desbordados.
Yo, que colaboro como voluntaria en un comedor, veo esa serpiente de la que hablas en tu post como crece y crece cada mediodia, cuando centenares de personas -abuelos,matrimonios jóvenes con niños, sin techos, vagabundos, gentes que lo han perdido todo...-, hacen cola no en el INEM, si no esperando una bandeja de comida con la que poder alimentarse.

Lo terrible es que la situación no apunta a mejorar, si no todo lo contrario.

C S Peinado dijo...

Espero que lo tuyo sólo sea un hecho temporal y que pronto encuentres algo. Es cierto que la situación no remite pero pienso que hasta que no reviente del todo no se podrá hacer nada. Cuando un botijo se raja, no vale con ponerle cuitas. El agua se escapa y ha llegado la hora de comprar uno nuevo. Hemos cambiado el botijo, pero no sabemos si el agua seguirá perdiendose cómo el dinero y la salud del país o por fin se revertira, de forma efectiva, esa tendencia.

Un saludazo y mucha suerte mi buen amigo.

Reinhard dijo...

Ánimo y suerte para superar este amargo trance. Si hay algo que se pueda hacer, ya sabe, usted dirá, que para eso están las redes sociales.

Saludos, amigo.

Zorrete dijo...

Lo siento mucho amigo, yo estoy acostumbrado a enlazar contratos temporales por año y medio o tres como mucho y a la calle, pero los que no estáis acostumbrados es chungo, animo no te quedes en casa y a buscar. Como dice el amigo Reinhard si algo puedo hacer por ti, que necesites de los Madriles (una gestión o lo que sea) lo dices.
Saluditos.

Epiro dijo...

Oriana Falacci decía que los estados socialistas castraban al individuo, haciéndolo manso para que dependa del gobierno, como el buey a su amo. Es lo que pretenden Herep, quieren que nos sintamos así y no debemos darles jamás esa satisfacción, quieren a todo un pueblo castrado, con un ronzal del que llevarlo.

PD: Mi correo te aparece en mi comentario, por si quieres páginas webs de empleo que te pueden ayudar y que tengo recopiladas.
Un saludo amigo.

Agustin dijo...

Lamento que usted se haya quedado sin trabajo,Tiempos dificiles y duros.Donde el individuo es una simple moneda de cambio,A lo mejor se tiene que cojer oto camino.Sera la violencia una vez mas,Esperemos que no sea asi,Aunque la paciencia tiene un limite muy corto.un saludo.

Herep dijo...

Tienes razón, Natalia.
La situación no parece que vaya a tornarse positiva a corto plazo y, la reforma laboral famosa del Sr. Rajoy, el silente, no se si será todo lo revolucionaria que debería ser.

Pero fíjate tú qué curioso es el caso español... con 5.000.000 de parados, no hay conflicto social ninguno. ¿Por qué será? ¿Economía sumergida... o curso intensivo de cirugía social?

Un saludo, bloguera.

Herep dijo...

Gracias, CS... A partir del Lunes, manos a la obra. Ese botijo del que hablas ha aguantado demasiado tiempo de mano en mano, amigo... hasta que, al final, cedió ante tanto desgaste.

Habrá que sustituirlo por otro de nuevo... y mejor, que no se deje corromper por los poderosos y de agua, de una vez por todas, a todos por igual.

Un abrazo, amigo. Que pases un feliz fin de semana.

Herep dijo...

Gracias, Reinhard.

De primeras voy a intentar arreglármelas yo sólo... a ver qué tal se me da.

Si no salgo del atolladero, recibirán mis peticiones por mail.

Un saludo y buen fin de semana.

Herep dijo...

Yo nunca había estado parado, Zorrete... y, la verdad, es que me tiene algo descolocado. Acostumbrado a la rutina laboral, ahora no se muy bien qué hacer con tanto tiempo libre.

¿Será este el momento de dedicarme a escribir? ¿Encontraré, de una vez, el trabajo de mi vida?

Gracias por tu ofrecimiento, amigo... Si veo que no hay forma de salir del agujero, os pediré ayuda. Mientras tanto, permíteme que no os moleste con mis entuertos.

Ya estamos todos lo suficientemente preocupados...

Un abrazo.

Herep dijo...

La gran Oriana decía muchas cosas, Epiro... y todas muy ciertas, aunque pocos le hicieran caso en vida.
Veremos si deben hacérselo una vez muerta.

Gracias también a vos, Epiro. Intentaré esforzarme para alcanzar el objetivo. Si me hace falta un empujón, lo sabréis.

Abrazos y feliz fin de semana.

Herep dijo...

Buenas, Agustin.
Yo soy muy pesimista ante la perspectiva futura. Creo que el convulso mundo en el que vivimos, pronto empezará a sufrir convulsiones que desembocarán en varios, e importantes, conflictos.

Pero hasta que no llegue ese momento...

Un abrazo, bloguero.

Candela dijo...

Cuando se habla del paro normalmente se dan cifras, pero se habla muy poco de las personas que están detrás de esas cifras, de dramas humanos, de situaciones de resignación, miedo y lucha. Esta última es la menos corriente, por desgracia, pero parece ser la tuya.

Me uno a los demás en su ofrecimiento de ayuda y, a la vez, te felicito por tu espíritu combativo. A la vez siento cada vez más desprecio por los trepas, los don nadie que viven, como vampiros, de las migajas más o menos grandes que les regala el Sistema convirtiendolos en esclavos.

Un abrazo, lo conseguirás.

tomae dijo...

...No se regala dinero, simplemente se cubre la contingencia de desempleo cual seguro de ocupación. Previamente se ha descontado en nuestro salario una parte de nuestra retribución en concepto de prima. Llamar a la prestación un subsidio es hacer protagonista al estado como si fuera una hermanita de la caridad (puede que le interese que se piense que es así o bien se trate de una "deformación" del lenguaje en la Administración)


Desconocía tanto que el amanecer fuera helado en mi querida Tarraco, como que te encontraras haciendo cola en esa oficina de la Av.Sant Anotoni M. Claret (sigue allí?) Lamento tu situación y te presto (tomae@tinet.org) si por un casual cable de mail puedo localizar una posible ocupación.

Un abrazo amigo Herep y mucho ánimo!

Nano dijo...

Bueno, no me voy a compadecer de ti. Tendrás que seguir luchando, es lo que nos queda. Alguien dijo: en esta vida, nunca te regalan nada, lo que te es dado ya lo has pagado con anterioridad y con creces. Creo en este axioma al cien por cien, es aplicable en todos los niveles de la vida....

P.D.: ¡¡¡Pués habrá que cambiar el sistema!!!!

Herep dijo...

Hay que salir a buscar, Candela.
El Hombre está hecho para trabajar. En algo tiene que ocupar su tiempo porque, aunque a todos nos gusta disfrutar y entretenernos con nuestros aficiones, si no se trabaja no se obtiene recompensa al esfuerzo.
Lo demás es seguir dando vueltas y vueltas al molinillo del hámster.

Un abrazo y gracias por el apoyo.
Ya os informaré.

Herep dijo...

Creo, tomae, que al Estado le va bien que la gente lo vea como una "hermanita de la Caridad".
La verdad es que hay mucha gente que cree que el Estado debe ser eso... un ente que nos salve de nuestros errores y nos evite las consecuencias de los mismos.
En esto del subsidio, más de lo mismo.
El Estado tiene la obligación de garantizar nuestra seguridad y nuestro sustento.
Pero, ¿es eso cierto? ¿Es la función del Estado?
Yo creo que no.
Pero muchos así lo piensan y de ahí la dependencia que sienten por Él.

Ya sabes, tomae... menos Estado y más Mercado.

Además, del tema de la prima que nos descuentan... preferiría que no me la descontaran y que dejaran que fuera yo quien administrara mis asuntos.

Un saludo, amigo.
NOTA. El Viernes por la mañana, en la oficina sita tras el Colegio Sagrat Cor, hacia helor.
No te discutiré que fuera a causa de mi chulería al no agarrar chaqueta.
Culpa mía.

Herep dijo...

Nano,

Me alegro de que no te compadezcas de mi. Perderías energías y tiempo.
A partir de mañana empieza la búsqueda del empleo perdido... primera parte...

Espero que no tengamos que "grabar" muchas más.

Un saludo.

Herep dijo...

Ah, Nano...


Sí, el Sistema es una m.erda... y hay que cambiarlo.
El problema es que está tan enquistado que, para extirparlo, habrá que aplicar anestesia general intravenosa.

Old Nick dijo...

A la Serpiente, Hermano HEREP, Hay que Sacudirle con UNA CAÑA, Que Así se las Caza y se les Rompe el Espinazo, Desde Siempre...
¡Maldito SEa el Sistema que DROGA Y ADORMECE AL INDIVÍDUO Y LO CONVIERTE EN UN BORREGO AL QUE LLEVAB A PASTAR POR DONDE QUIEREN PASTORES Y LOBOS...
Buena Entrada Como Siempre.
Un Abrazo y Que LA SERPIENTE, SEA DIRIGIDA HACIA LA CANTERA PARA QUE PIQUEN PIEDRA LOS "CONTROLADORES" Y TAMBIÉN PARA QUE CONOZCAN EL "PARQUE DE ATRACCIONES INFERNALES ASMODEO SL"
Un Abrazo.
Un Brindis
y
¡¡RIAU RIAU!!