Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

16 ago. 2017

Escenas (IV)


Aquel día, sin ningún motivo, decidí salir a correr un poco. 
Corrí hasta el final del camino, y cuando llegué allí, pensé que podría correr hasta el final de la aldea...  y cuando llegué allí pensé, podría cruzar todo el concello de Arousa; y luego pensé: ya que he llegado hasta aquí, también podría cruzar el gran estado de Galiza, y eso hice: cruzar todo el estado de Galiza... y sin ningún motivo seguí corriendo... y llegué hasta el océano... y cuando llegué allí, pensé: ya que he llegado hasta aquí, podría dar la vuelta y seguir corriendo, y cuando llegué hasta el otro océano, pensé: ya que he llegado hasta  aquí, podría volver a dar la vuelta y seguir corriendo. Cuando me cansaba, fumaba; cuando tenía hambre, fumaba; cuando tenía que ir... ya sabe, otro puro habano.
Pensaba mucho. En México, el club, el maestro Arriola... pero sobretodo, pensaba en el Tour. Pensaba mucho en esas curvas, sus pendientes, los puertos de montaña.
(Aquí entra la voz en off enumerando las reacciones de la mancha humana al conocer la proeza del antihéroe del centro al área; desmenuzando los dimes y diretes de la intelectualidad toda gramsciana; hablando por boca de legiones de periodistas y creadores de opinión y filósofos del nuevo hombre que lo atosigan con mil preguntas acerca del mamandurrias de estado, como es la la tiranía hacia la que va deslizándose, lentamente, nuestra sociedad, con sus rebeliones de separratas nacionalistas, el desahucio de la propiedad privada, la agresión manifiesta a todo alienado al "otro mundo es posible" lennonista y su ideología servil de género neutro, pero positivo... ¿qué opina del cambio climático, presidente?¿Cuántos muertos desterramos de las cunetas hoy, señor?¿el kilo de justicia, barato, verdad?...  en definitiva, el caos en ciernes va retumbando a su alrededor mientras él va de costa a costa, deprisa y con pausa para echar humo...
Pero la voz en off calla, la tragicomedia continúa).
No podían creer que alguien pudiera correr tanto sin ningún motivo especial. Tenía ganas de correr. Bueno, pero por alguna razón, para los votantes sí que tenía sentido. Así que tuve compañía, y después de eso tuve más compañía, y después me siguió todavía más gente, como hipnotizada, presas de la secta. Alguien dijo que esto que yo hacía daba esperanzas a la gente... 
Noo... Yo no sé nada de todo eso. Mamá siempre me decía que tienes que dejar el pasado antes de seguir adelante. Creo que fue por eso que corrí tanto. Para mirar adelante, al futuro... la economía (mía) lo es todo.
La verdad, aunque yo siempre iba corriendo, nunca pensé que eso me llevara a ningún lado.
Un día, sin más, mis días de correr terminaron.
(Vuelve la voz en off, lastimera -«¿y ahora, qué hacemos nosotros?»-, del rebaño balador que le ha ido a la zaga manteniendo las distancias para no pisar su sombra...
... pero eso ya no le importa a nadie una puta mierda).

No hay comentarios: