Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

3 jul. 2017

Ensayos


Yo nací en un estercolero, ¿sabes?... en la nada, detrás del montón de cajas que una verdulería apilaba en un callejón, mientras eso que llamáis madre rebuscaba acelgas y apio peleando con varias bestias que le disputaban el botín del día. Yo no tenía ni jaibers ni mierdas de esas: chanclas de neumático, una cuerdecilla y era el chiquillo más feliz del mundo. Un día, de un muerto que se inflaba bebiendo agua de la margen derecha del río, pude apalancarme estos zapatos apañados que llevo puestos, aunque mal día fue ese ya que están siendo un dolor de cabeza constante. Que no os engañen diciéndoos que los zarrapastrosos son seres honestísimos. Lagarto, lagarto. La envidia cabalga todas las venas, y lo hace más rápido donde no encuentra obstáculos.
A los siete me vi en la puta calle; a los siete empecé a subir y bajar fardos en el puerto; a los siete encontré este agujero que he hecho mi hogar, y en el que me estoy dejando los riñones.
De mi padre no puedo deciros nada. A diferencia de la vieja, de quien podría señalaros la fosa donde la echaron, de él sólo sé que bebía. Bebía el aguardiente, se soplaba lo poco que sacaba achicando mierda de las letrinas públicas... tampoco creáis que los parias cagamos colonia, idiotas, que parecéis nuevos... y, al caer la tarde, sorbía hasta la última gota de la beneficencia que recibía.
Mañana saldré, y al volver con mis cinco maravedíes en el bolsillo, compraré un libro, aprenderé a leer y escribir... y haré planes... planes y planes y más planes...

No hay comentarios: