Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

29 may. 2017

Fauna Ibérica (IV)


La babosa patricia, Rafaelum Ribólum en científico latín, vuelve al redil, con los calores.
De rancio abolengo en la costa mediterránea de España, muchas cuentan ancestros entre los "cuatrocientos burgueses" que mencionara su otrora amigo fiel y prestamista ocasional, señor Millet, contable del Palau de la Gran Obra, y, desde esos tiempos inmemoriales de Wilfredo el Belloso, las de su especie han venido pringando y ahogando con su baba el variopinto ecosistema en el que tuvo a bien alumbrarlas la perra providencia, maldita sea su estampa.
La Rafaelum Ribolum en cuestión es dueña y señora de la ciénaga desde los días del gran calvario de los sociatas unificados con barretina. Común es en la rama de las patriciae haber visto la luz de la sabiduría marxista en alguna universidad useña, donde migran cuando los fríos vienen; común es, también, llegado el solecito brillante de las arcas públicas repletas de vida, emprender el regreso a la charca... al oasis... con la intención de poner en práctica el doble escupitajo socialdemócrata, la viscosa servidumbre del reparto, la baba caliente y espesa y vieja de eones de vicios e hipocresía. Son cualidades indispensables para todo buen patricio que se digne en etiquetarse como "demócrata"... y la Rafaelum Ribolum lo es más que nadie, y así es recompensado por las fuerzas muertas del huésped manso.
¡Mírenla, mírenla cómo se aferra y derrite con los calores!... Miren cómo, la Mucosa de Agravios, esgrime la lengua en defensa de las pobres criaturas víctimas de "la españolización" de los libros de texto fascinerosos; cómo embadurna con sus flujos corporales la desmemoria histérica de la agitación y propaganda chekista del padrecito de los pueblos; cómo da un paso al frente ante el agravio sonoro de los campanarios; véanle sentir vergüenza de ser tan poco molusco y tan demasiada vulva... y llorar y llorar y sus lágrimas han de perderse como baba ponzoñosa en la lluvia de la mentira y el agradecimiento servil... más allá de la constelación del Canigó... cerca de las Puertas de Prat de la Riba... aquí... allí...
... lo dicho: la Rafaelum Ribolum es viscosidad viajera.
Ella y sus glándulas irán donde las lleve el viento de lo público, amo y señor de la mancha humana, la tierra y el universo.
Gratis viaja; gratis se pega.

No hay comentarios: