Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

31 may. 2017

El paraíso prometido


Monos, ya están los problemas del mundo... ¡qué digo del mundo!... del Universo, resueltos.
La pelirroja capitana de la tropa lennonista, protectora de la esencia del hombre nuevo en el próximo otro mundo posible, armada con su lima de uñas y amparada por el arrojo que insufla saberse mujer y, por ende, dueña y señora del futuro, ha extirpado el forúnculo maligno que, debido al alienado capricho de la democracia liberal, brotó en las delicadas epidermis de sus suaves culitos finos amenazando con gangrenar el paraíso reservado para la humanidad buena,
la que canta en el funeral de los niños explotados
la que enciende velas en las tenebrosas noches dedicadas al ecologismo maltusiano
la que parte y reparte y, redistribuyendo el sudor ajeno, se queda la mejor parte
la que se reniega de la basura histórica para postrarse ante el arte expresivo de la mancha humana
la que relega lo intangible sucumbiendo ante el miedo vital
a la náusea de su existencia...
... a todo esto, y a más... antes, hasta ayer, debían resignarse los buenos salvajes de esta azul pelota que gira y gira y de tanto girar marea; pues hoy, la heroína pelirroja, en movimiento de vaivén, ha serrado el cuello del demonio de la posverdá con una técnica (y táctica) que haría las delicias de los rebanacuellos del turbante infinito que tan bien se aprietan a las doncellas de la nueva era.
Queda liberado el nuevo hombre con un simple desgarro.
Adiós al simio y a su cueva.
Reproducíos, pelirrojos, y sembrad fértiles semillas porque vuestra ha de ser la ciénaga de los muertos.

No hay comentarios: