Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

11 abr. 2017

De fotografías


Corre una foto por ahí de esta chica destrozada en medio de la calle vaya usted a saber, de Estocolmo. Sí, es una de las víctimas del muyahidín del camión que, la otra tarde, arremetió contra quienes paseaban mirando escaparates de tiendas por la ilustrada capital europea. 
Había pensado adjuntarla, pero he preferido esta en la que la chica sonríe.
Así, mejor... como si un amigo os presentara después de tropezar saliendo del cine... Hola. Hola, ¿qué tal? Bien, bien.... una historia normal, de las que cuenta siempre ese colega vuestro que sigue anclado en los años del acné, situaciones corrientes en el occidente sentenciado a la pérdida. Nada extraordinario como la hazaña épica del niño ahogado en la playa o el anciano que contempla una margarita sentado sobre la escombrera de una ciudad cosida a bombas. Ahí, ahí... ahí está la chicha, los cien mil retuits y las velitas iluminando a la sociedad y su mortaja... la propagación a los cuatro vientos de las consciencias del buen juicio del intelectual de turno -el gurú del séptimo arte de la cultura nueva, el más rápido del oeste desenfundado su moralina dialéctica, mamporrero del revisionismo lysenkiano de la historia-, y el astro del fútbol derramará una lágrima, un presidente sollozará involuntariamente durante la rueda de prensa... pobre náufrago, maldita zancadilla, barbarie welcome... y por mucho que fuerces la vista comprobarás que no caben más pianos de cola en el paseo marítimo, al unísono... imagina a toda la vasca.... tururú-tururú-tururururú... 
La TV no dedica ni un segundo a las vestales europeas de amor casto.
A la chica, sonriendo, no la veréis ahí.
No la veréis en ningún lado.

---
Murió Carmen, Carme para los amigos. 
Sorpresa. Pienso que, al nacer, también se fija la fecha del morir, pero 46 años es un suspiro.
De ella escribí mucho, y aunque no tuviera tanta pereza en releerlo en busca de alguna grosería de la que retractarme, sería un esfuerzo inútil: no creo que fuera muy errado en mis juicios -¡a lo hecho, techo!-, así que sólo recordaré sus vivas a España y, contradiciendo a muchos, criticaré aquella foto, esa gran instantánea de la nueva Ministra de Defensa pasando revista, embarazada, icono abstracto con el que hacer camisetas -¡deja ya la del payaso gallego somos todos, hombre, que ya apesta!- que muestren al otro mundo es posible que estamos construyendo, cuán bondadosas son nuestras fuerzas armadas, lo limpias y pulcras que son sus armas, afiladas tiritas y dulces aguas oxigenadas.... haz el amor y no la guerra... prefiero morir a matar... y ¡Viva España... y viva el archiduque Carlos!

No hay comentarios: