Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

7 mar. 2017

Libertades verdaderas



... hay algo en la personalidad humana que se resiente a las cosas claras, y algo que atrae a los rompecabezas, a los enigmas, a las alegorías.
Stanley Kubrick.

Moría un siete de Marzo...
... pero no el enigma que llevaba bajo el brazo como un melón recién cogido en un tórrido mediodía del secarral jienense, dulce y fresco, del que película a película, tajada a tajada, gustaba de deleitar con sus mieles al público moderno, contemporáneo, ese rebaño sin dios pastoreado por Zaratustra; y aún hoy, entre los benjamines que las piratean riéndose en la cara del sistema o quienes viéndolas alcanzan a rememorar la noche del estreno en un cine de extrarradio de la mano de Betty Boo, la alegoría se abre como un negro abismo en cuyo fondo han de reposar los secretos más inalcanzables de la humanidad, el edén donde brilla la realidad hurtada tras un tapiz geométrico que decora el gran salón, o disfrazada merced a las herramientas de maestros artesanos, o escondida bajo el maquillaje del deseo satisfecho y la libertad verdadera del secreto heredado -¡oh, vanidad!-, cuyo conocimiento basta para rasgar el velo de las más místicas conspiraciones que jamás vieron los tiempos.
Enigmas y alegorías.
Enigmas y alegorías con las que rellenar el vacío materialista de la infinita inutilidad de la vida del pobre de espíritu, mierdecita de átomo de estiércol en la inmensidad del Universo que gira y gira y se contrae y se expande según dicten las leyes de la relatividad.
Sin ellas... nada... la locura, la maldición de la mortalidad, triste y negra, banal y decrépita.
Colocado frente al borde del abismo, en lo profundo brilla el negro monolito...
... y ¡atento¡ descubre cómo también él te mira a ti.

---
Yo soy el que soy. 

No hay comentarios: