Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

7 dic. 2016

Feliz solsticio


... y que la cena de empresa, sentado entre la sudorosa divorciada del departamento de contabilidad que ha de contaros al pie de la letra las últimas diecisiete horas de su vida -cerquita, muy cerquita, una blitzkrieg a tu zona de confort, colonia fuerte y horror a carmín embutido- en las que visitó a su ex, lo desangró, amasó y arrojó al río como un despojo despojado de pene... ¡con lo que yo valgo, pipiolo; ay, si probases este cuerpo, nene, ¡te haría un hombre!... y, en la orilla contraria, el sonriente panoli que hace de comercial provincial -¡hombre, un pavo!, pensaste iluso la primera vez que lo viste aparecer en la oficina-, con su metralleta de merma intelectual -es rápido, el pistolero; es rápido, el chaval, curtido en cien mil monólogos del club de la comedia- disparando las soflamas autóctonas de la mancha humana hispana, balas que enumerarán por vigésima vez sus capacidades animalistas, ecologistas, feministas, milenaristas, politólogas de la Complu y, con esas gafas de plástico sin lente, modernillo -de mierda, pensarás... pero te callas y sólo dices modernillo, y mueves la cabeza así, dando la razón como a los tontos-.,. que esa cena de mierda, repito, os sea leve, ágil y todo lo simpática que permita el vino -será una gran noche, jefa, verás- o la sangría avinagrada -será una gran noche, hija (de la jefa) Fliparás.
Mañana, llámenme como gusten. Llámenme patriarcado, si quieren.

---
Hay ruedas moviendo ruedas en este pueblo, y hay fuegos nutriendo fuegos. Arthur Miller.

1 comentario:

Javier Tellagorri dijo...

Ya que no conocen el origen de las Navidades y que pretenden desprestigiarlas, los zurdosos podrían hablar de "LAS SATURNALES" y quedarían mejor.

LasSaturnales son la cara pagana de la Navidad y a los niños les encantan como les gustan las Navidades. La celebración cristiana toma la mayoría de sus tradiciones habituales de las Saturnales romanas y para las familias que no quieren hacer una fiesta con matices religiosos es una alternativa bastante parecida.

Saturnalia se celebraba en Roma del 17 al 23 de diciembre, en honor a Saturno como dios de la cosechas. Había un gran banquete y fiesta pública, financiada por el Estado, que abría 5 días de fiestas en las que había derroche, comilonas y se dejaba mucha más libertad a los esclavos. Las casas se adornaban con velas, plantas, flores y, con lo que les gustaban a los romanos, seguro que guirnaldas de colores. Las familias se visitaban y se hacían regalos.