Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

12 nov. 2016

Vade retro, satana


Finalizadas las maniobras en la inmensidad de la meseta, volvíamos al Cuartel General cuando, vencidos por el hambre y el cansancio, decidimos parar en lo que creímos una aldea perdida en medio de la nada.
Nuestra sorpresa ha sido mayúscula al descubrir que estábamos en un convento.
Las hermanas han abierto, han escuchado nuestras explicaciones, y, media hora más tarde, estábamos sentados a su mesa comiendo un cocido castellano de los que no salen en las guías que se manejan en la ciudad; las convertiría en papel mojado. Excelente. Al marchar, bienaventuranzas y un par de cajas de las galletas artesanas que venden para "ir tirando". Allí, perdidas en el desierto de la meseta. Diecisiete con algo la docena.
En el aire se respiraba algo místico.
Yo, ahora, sereno, declaro que serán escasas las monedas mías que viereis, hermanas. Sólo por galletas, a diecisiete la docena. Nada más.
Porque sucede que también la iglesia de los hombres ha decidido bautizarse en las aguas de la progresía, y los dineros, según de quién sean, han pasado a ser sacrílego pecado. En Salamanca, sin ir más lejos, la beneficencia ha rechazado el dinero fruto del esfuerzo voluntario por el simple hecho de provenir de una peña taurina. Cuatro chavales vendían bolis, reunieron un puñado de perras y, al acercarse al tesorero de la caridad para ofrecerlas en beneficio de los necesitados, se dieron de bruces con la corrección del bestiario. Dinero manchado de sangre, muchachos. Apesta a problemas, explicaciones, y una nueva ola de atosigamiento laicista que bien podría arrasar con lo poquito de valor que nos queda, y lo mucho de fe que nos falta. Podrían, los párrocos con pantalón de pana y camisa vieja, acabar como las hermanas, perdidos en la nada esteparia, y eso no... no... doblez, doblez...
No es nuevo este comportamiento. Como cabe esperar, quien a caballo regalado le mira el dentado pocos escrúpulos tiene llegada la hora del reparto. Aquí, también, el arroz o el encogerse de hombros depende del color del cristal con el que se mire. Foráneo: casa, luz y carrito; español: lo siento, no tenemos nada... y si es muslín, apartamento en Torrevieja.
Porque los jerifaltes dicen que ustedes son ricos, millonarios en comparación con quienes vienen de los rincones más oprimidos del mundo. Ustedes tienen familia, pueden solicitar amparo público, un albergue, siempre tendrán cartón para afincarse bajo un puente... pero ellos... ellos no tienen nada, son desheredados sociales, y hay que recibirlos con los brazos abiertos, estrecharlos fuerte, como buenos cristianos... como buenos comunistas... refugees welcome, españoles fascistas...
Bergoglio ha abierto la boca, teoría de la liberación mediante, y su música resuena intensificada por los altavoces de la discoteca llegando a todo el personal de la sala. Es el papa de la pampa amigo apasionado de la claudicación, la segunda mejilla, la servidumbre y el aplacamiento de la masa ante la mancha del hombre, su maldad, su pérdida interior. Fuertemente doblegado por el devenir de las ideologías post-Muro, el padrecito de los bienaventurados siempre anda presto a reunirse con médiums que hablan con pajaritos venezolanos, emplear el talante de los cuadernos para el diálogo, besar el suelo de la alianza de las civilizaciones criminales o lavar los pies de víctimas y verdugos.
Para los dictadores, todo; para los mártires, Paracuellos.
Hoy, amigos y enemigos de la Iglesia ensalzan sus palabras como si estas fueran un moderno pregón de la montaña, esta vez convertida en estercolero, y nosotros, meros monos venidos a más, abandonamos el templo del papa negro con un severo portazo.
A partir de ahora, sólo galletas.
A diecisiete euros la docena.

---
Para las hermanas en su solitario convento, una canción, en la Sala X, del difunto Cohen.

2 comentarios:

csc dijo...

Decía Jesucristo, según el evangelio de San MAteo... "cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha"
Un principio que han olvidado los de Caritas y otras organizaciones y ONGs de ayuda, que todo el día están presentando sus memorias anuales, sus planes y sus programas.... para que el mundo vea lo buenos que son.

Fiestas de donantes los llaman a esas reuniones de soberbios ricos que dan una pequeña parte de lo que les sobra.... Como decía el maestro, pagados están y estas obras no se les tendrán en cuenta el día del juicio, no contarán a su favor sino más bien en contra.

Herep dijo...

Por eso yo no dono ni un céntimo. El tanto por ciento que me quitan de la nómina ya sirve para sufragar tanto dispendio, csc. La solidaridad, cuando es obligatoria, recibe el nombre de "impuesto".
Un saludo.