Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

4 nov. 2016

Pompas, y jabón


Fiesta... Algarabía...!!
La noia de la esponja menstrual ha sido levantada a las 07:30h. para ser puesta ante el juez. Despierta, que te llaman; ponte las alpargatas, recógete el pelo con la bandana.
Y son los mossos los amontonados en el recibidor, chaleco y casco, número de placa a la vista. Joputa conseller, se dobla más que el bambú. Botifler.
Al segundo, arden las redes sociales empoderadas de democracia digital.
Todos dicen, todos saben, todos mienten.
Los sentimientos se encienden, la compañera de la tribu lleva horas ante un juez opresor, ¡llibertat de expresión!, la radio nacional retumba con las soflamas de los excelentísimos del agravio y la mancha humana, secarral de buen pasto, prende al caer la tarde alrededor de la plaza municipal. Arden banderas, se irritan gargantas, churrasco de testosterona para el hijo pródigo, enxaneta de la colla.
Como era de esperar, la esponja menstrual sale después de una declaración color gestapo, ante el enjambre de medios de lo público hace una declaración... que si patatí, que si patatá, desobediència, la democracia de Franco, visca la terra lliure... y, ¡ale!, todos para casa, que tengo ganas de liarme un cigarro.
No son pocos quienes, redivivos por el nuevo sindicato ministerial de El Iluminado, se conforman con esta implacable actuación del estado español y, ufanos, frotan sus manos en el bar señalando la tele... tira, tira, ¡ya era hora! Ahora será un no parar... creyendo que, al fin y de una vez por todas, se va a dar la palmada en la mesa ante los caprichos del nauseabundo señorito de culo fino.
Putas costumbres ya, coño.
Duchado y con un sándwich de pavo y queso en la mano, confirmas que el juez cursante de la detención es un afiliado al partido único de la cosa nostra nacional, capital imperio de los mil años, y, lentamente pero de un modo claro y perceptible, ves cómo tu cuerpo se aleja de la gran pompa, suena un ¡plob! de no hay estop, y dejas de flotar en el plano en escena... retrocediendo hasta la grada, cada vez más lejos, llegando al vestíbulo... dejando atrás este pésimo teatro en el que chapotea España.
Sí. Los viernes son diferentes.
Se ven las cosas claras... quizá sea como la oscuridad de la noche ante la llegada del alba, la calma que precede a la tempestad...

---
Las mujeres: pompas de jabón; el dinero: pompas de jabón; la fama: pompas de jabón. El mundo en que vivimos es el de los reflejos en las pompas de jabón. Yukio Mishima

No hay comentarios: