Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

8 nov. 2016

Conjunciones planetarias


... y nacerá el elegido del que hablan las profecías el primer martes que siga al primer lunes del onceavo mes.

Holliwoodiense, ¿verdad? No es de extrañar que la meca del cine esté al otro lado del charco y no en el secarral intelectual de la vieja Europa. Secuestrada por las élites de la mercadotecnia empoderada de "gente, pueblo y refugees", la otrora cuna cultural de las artes languidece entre las zarpas de las hienas de Bruselas, brujos negros, muerte de náusea.
Hace ocho años, triunfaba en las taquillas del Paralelo de las barras y estrellas el musical "Yes, we can", conglomerado repleto de negros que bailan y blancos que rezan, "otro mundo es posible", corren lágrimas de felicidad entre el público, el globo terráqueo al completo se emociona asistiendo a la biografía rodada del recolector de algodón que estudió para abogado, molón y concienciado no cobra a los desheredados. A mitad del espectáculo ya era presidente de Nobel, una estrella, un comediante, un pelele al son del tango de los salones que padece de lumbalgia en la casa de los sultanes. Faltan estatuillas doradas en la cuna de la progr(h)ez  para galardonar la odisea del negrito Hussein, pero el tiempo todo lo cura y los años, en su lento devenir, sabrán darle la gloria que se merece y que no supo mostrarle la mancha humana mundial.
Deja un denso poso en las conciencias del rebaño: su sí-se-puede, cuyo primer movimiento es cerrar fuertemente los ojos, haciendo presión, y desear... soñar... imaginar que la democracia es un bien palpable que puede exportarse a inteligencias mermadas o tiranías estatistas, que la paz lennonista se alcanzará cuando se desista de pelear, que los animales son todos iguales, aunque unos lo son más que otros...
Iluso, separas los párpados y contemplas, mientras el Ulises de ébano prepara la maleta del desahucio de la Casa Blanca -ocho años basta, que será negro pero no Pujol-, a los herederos del voluntarismo insulso que surgió de los escombros del Muro de Berlín peleándose por el timón de mando de un barco que anuncia naufragio.
Dan la batalla por la casa lechosa Hillaria y Trump, napoleones y cerdos, burros o elefantes... Nomenclatura contra locura.
Muchos se preguntan cómo los useños han podido llegar a esto, cómo Occidente ha podido llegar a esto...
... olvidando, pobres mentes amputadas, los años de Bobama, y su herencia.


---
Después de mucho colgar del árbol, involucioné tanto que perdí el interés por votar.
De volver a caer en la tentación, lo haría por Trump.
Tras la "generación de nenazas" vendrá bien que la realidad suelte una andanada de hostias.

No hay comentarios: