Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

11 ago. 2016

La Dolce Vita


Mediterráneamente.
A Cadaqués, bajo la sombra del huevo del botifler del surrealismo, al idílico pueblo hoy tomado por los domingueros carpediem de la capital -casita, barquita y trapo adornando el balcón-, ha ido a disfrutar del hecho diferencial lo más granado de la cosa nostra.
La marioneta presidencial, la filósofa de la porno-política, uno que toca a los beathles bajo la sombra del cava corriendo de mano en mano, sorbo a sorbo, otra que imparte doctrina prometeica ante aprendices que toman nota, escribanos públicos, para el editorialazo de medianoche -único y épico-, y en el sofá, amparadas por una extraña neblina veraniega avalada por el comisario en jefe, el tintineo de las risas provocadas por los chismes del más trepa se sucede durante toda la madrugada.
Falta la fuente que alivie el frescor de tanto sudor a perfume.
Lètibi, letibí, létibi, letibèèèèè..... canta el quinto beathle.
Y cae la noche y con ella las sombras de las antorchas, la música se mece sobre las olas de la playa paradisíaca, pincho de arroz en la nevera del chiringuito, y todo es armonía en la tierra parida por el noi de la mare, señoritos de usos y costumbres, racialistas tribales bajo las estrellas voluntariosas de la vía catalana a la felicidad.
Mediterráneamente.

No hay comentarios: