Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

6 may. 2016

Walden


Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida... para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido.
---
Toda nuestra vida es sorprendentemente moral. No hay instante de tregua entre la virtud y el vicio. La bondad es la única inversión que no falla. Es la insistencia en esta música de arpa que suena por el mundo lo que nos estremece. El arpa es el viajante parlanchín de la Compañía de Seguros universal que recomienda sus leyes y nuestra bondad es la única prima que pagamos. Aunque el joven se vuelva indiferente, las leyes del universo no son indiferentes, sino que siempre se inclinan del lado más sensible. Escuchad el reproche del céfiro, que está ahí, pues será desgraciado el que no lo oiga. No podemos tañer una cuerda ni tocar un solo registro sin que nos traspase esa moraleja encantadora. Alejaos lo suficiente y muchos ruidos desagradables os sonarán a música, una incisiva y dulce sátira d ela meaquindad de nuestras vidas.
---
Jamás hallé compañera más sociable que la soledad.

(quien bajaba a los bosques, definitivamente, un 6 de mayo del año del señor 1862)

4 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

No sé si te has dado cuenta pero estás aplicando la toería de Kun Fun Tze 0 Confucio sobre la ARMONÍA DEL UNIVERSO.
Y la verdad es que suena muy bien.

Agustin dijo...

Un gran espiritu libre era David Thoreau.Su canto a la Naturaleza es de lo mas sublime que se haya publicado,saludos,

Herep dijo...

Suena bien, don Javier, lástima que sea tan difícil llevar una teoría como esta a la práctica.
Un saludo.

Herep dijo...

Walden es un libro espléndido, Agustín. Olvidado por la gran mancha humana, pero inolvidable cuando has podido leerlo y volverlo a leer.
Un saludo, neozelandés.