Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

22 abr. 2016

El manco de Lepanto


Hoy se celebra el 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra, el mayor escritor que  a los hombres dieron los cielos, a la par de español ejemplar en una época dorada de nuestra Historia.
Las TV's, la radio, los suplementos del fin de semana... la vida y obra comprimida en días, una semana a lo sumo, regateada, aunque insuficiente si la pretensión del fascineroso hechicero fue distraernos con oros de ínsulas desconocidas.
Lepanto, Argel, la iglesia y la cárcel, el manco escribidor... demasiado magna su vida para no ser conocida, para ser enturbiada por más o menos payasos haciendo el payaso de vanguardia.
Su obra es universal.
Recordando cómo llegué a Cervantes, no puedo más que agradecer esa idea, y qué significó la lectura de Don Quijote de la Mancha, por lo que enmudeceré, no diré palabra.
Cuentan que Dostoyevski dijo, de las aventuras del caballero de la triste figura y su fiel escudero, que "en todo el mundo no hay obra de ficción más profunda y fuerte que esa. Hasta ahora representa la suprema y máxima expresión del pensamiento humano, la más amarga ironía que pueda formular el hombre y, si se acabase el mundo y alguien preguntase a los hombres: «Veamos, ¿qué habéis sacado en limpio de vuestra vida y qué conclusión definitiva habéis deducido de ella?», podrían los hombres mostrar en silencio el Quijote y decir luego: «Ésta es mi conclusión sobre la vida y... ¿podríais condenarme por ella?»".
Yo sólo traigo su rúbrica, su sello, el garabato con el que nos identificamos como personas, nos reafirmamos como individuos, alma de tinta que son versos y actos.
La obra de Miguel de Cervantes, puño y letra, quien tanto hizo por el legado y la gloria de España.

1 comentario:

Javier Tellagorri dijo...

Su vida, la de Don Miguel, es más azarosa y aventurera aún que la de sus personajes, y nunca salió de pobre y apaleado por los paisanos escritores.
He leído el Quijote muchas veces y cada vez le encuentro más sabor y más divertimiento. Hay ocasiones en que leyendo los discursos de Caballero y escudero me salen las carcajadas.
Es genial Don Miguel. Y el primero que hizo NOVELA de verdad porque hasta entonces sólo había libros poéticos, o de dramaturgos y autores de comedias