Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

8 oct. 2015

Alas negras, palabras negras


... pero no estoy loco y sé muy bien que esto no es un sueño. Mañana voy a morir y quisiera aliviar hoy mi alma...

Porque no ha sido un sueño esa vuelta a la "ruta del bakalao" de la mano de la gogó Santamaría y el residente de Moncloa Aeri, Dj Presi Rajoy... agua, agua, que vienen los malos... colirio para los ojos, maestro... quienes, al son sabrosón de los ritmos del recuerdo, vuelven a copar las más altas cotas de las listas de venta del género "política POP"... engendro sacado de la bolsa que guarda en la entrepierna, previsor ante el control sorpresa de la benemérita, el compañero Basagoiti, el tío lila, primero de una serie de camellos ramplones que se sacuden la resaca dándose un chapuzón al amanecer... mojándose por ti, palurdo, que eres tan cobardón que ni osas irte de txacolís con la bildu-eta y sus mercenarios del tiro en la nuca como hacen ellos. Sin rencor. Colegas de rulo, cigarrito embadurnado y base de papel aluminio.

Muchos pensaréis que estoy ido, que veo cuervos negros, máscaras rojas y vivo apesadumbrado entre las ruinas de los Usher.
Puede.
Es posible que, ajeno al lento devenir del mundo, permanezca enraizado en la mala tierra anterior al discurso del método, que prefiera la compañía de las aves carroñeras a la magnificencia del blanco cisne de largo cuello y mirada altiva... creed que por doquier veo sonrientes caretas falsarias y moralina carnavalesca prometiendo fastuosos palacios en cuyas salas el eco trae sonidos de júbilo infantil. Un bello mundo luminoso... demasiado...
... para este pobre loco que prefiere seguir preso bajo los cimientos de una antiquísima casa caída en desgracia y vergüenza... ¡oh, mi patria!

Un día de estos he de morir, y querría marcharme con la paz que da llamar a los traidores por su nombre.

---
En sencillo (y tardío) recuerdo a Edgar Allan Poe.
---
... y cosecharon los frutos maduros de su perdición.

2 comentarios:

José Luis Valladares Fernández dijo...

Que Dios nos coja confesados, si es que vuelven los miasmas zapateriles que aún flotan en el ambiente. Da igual que vengan vestidos de morado que de naranja. El socialismo español, que sigue anclado en en los años 30 del siglo pasado no ha repartido nunca nada más que pobreza y miseria. Y eso sí, si alguna vez quedan descolgados, exigen milagros. Es lo que tiene el sectarismo

Herep dijo...

Desde hace tiempo vengo manteniendo la idea de que estamos condenados, José Luis. La única duda es si pondremos rumbo al precipicio mediante la vía directa o dando un rodeo más o menos desacompasado.
Un saludo.