Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

29 ago. 2015

Ein volk, ein reich...

En el desierto putrefacto de la prehistoria, un país.
Un país pequeño, limpio y avanzado a su tiempo. No había salido de la charca el ser pluricelular cuando el homo mauletus ya tejía excelentes jerséis de punto de cruz y manufacturaba todo tipo de productos farmacológicos en unas cuevas que, previamente, habían sido adecuadas como laboratorios de última generación con probetas de caucho y cristalizadores de hoja de morera.
Abnegados trabajadores, reservaron el fin de semana para uso y disfrute personal, aunque pronto descubrieron que los homo mauletus no son muy amigos del individualismo, sino todo lo contrario: seres gregarios, de costumbres cerradas más antiguas que el Big Bang, preferían subirse unos encima de los otros o bailar cogidos de la mano dando pequeños saltitos adelante y atrás, siempre en circulo cerrado, iniciación al mundo mágico, adulación entre iguales, santificada endogamia.
Armados con su afilado intelecto, salieron de las negrura cavernaria y descubrieron el fuego, el comercio y las tierras lejanas que se abrían más allá de los mares tenebrosos. La fuerza de su voluntad, inquebrantable, les llevó a descifrar los misterios del Universo, desterrar el caos y el pecado, resolver el problema de la lógica y dominar la teoría política, dinamizándola como no hizo ningún imperio a lo largo de la magna Historia gracias a su "seny" y unos "valores" que han servido de ejemplo a los pueblos en vías de desarrollo de toda la Vía Lechosa, o Meridiana.
El homo sapiens moderno jamás podrá saldar la deuda contraída con él, ancestro universal, eslabón perdido, superhombre prehistórico cuya sangre y genética sigue fresca y vital en el inmortal imperio de los cien mil millones de años luz a pesar de los facinerosos ataques y las aberrantes ofensas con que la han atacado los bárbaros enemigos del páramo ibérico.
Palabra de pársec. Arrodillaos (charnegos) ante el todopoderoso.
Alabado sea.

2 comentarios:

Agustin dijo...

El carnaval nacionalsocialista ha comenzado,esperemos que los libros de Miguel de Cervante no se consuman en las hogeras.Pues esta horda quiere crear un orden nuevo,jejeje,un abrazo,

Herep dijo...

Miguel de Cervantes puede estar tranquilo, Agustín, sobretodo ahora que los iluminados han descubierto que su Quijote es catalán de Ulldecona.
Además, aquí se evolucionó en el arte de la censura: ya no se queman libros, ahora se ahogan en cubos de agua.
Un abrazo, neozelandés.