Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

23 oct. 2012

Lolitas y lolitos


Ayer, a media tarde, en una pedanía de Albacete, un cuarentón se asesto un tiro en la mollera desparramando sus sesos por la tierra de don Quijote y Sancho Panza. Repito, Albacete, España. No Barcelona, Tarragona o cualquier otro rincón de la Patria de las Patrias, madre de todos y cada uno de los paladines de la Historia, Literatura, Ciencia o Arte universal, como tan interesadamente divulgan los voceros a sueldo del General Arturo.

Justo acabar el postre, J.C. Alfaro, coleccionista de escopetas y armas de tiro olímpico, totalmente rodeado por la Guardia Civil y los cuerpos especiales de la Policía Nacional, debió pensar que su aventura había llegado demasiado lejos y, tras comprar un billete de perdigones, partió en su último viaje.

Atrás quedaban 24 o 48 horas de locura albaceteña en la que el pistolero, despechado por una niña sin pelo en el pubis, cual Rambo acorralado, inició una cacería humana contra todo aquel “charlie” que se cruzara en su polvoriento camino. La niña, muerta. Un vecino despistado, finiquitado. Otro vecino, más avispado… “Uy, casi”… España profunda en la meseta, en la urbe cosmopolita o en el barrio de máxima seguridad. Estas cosas no son exclusivas de la miseria.

Escopetas, Monos, hay en todos lados.

Tantas como tarados… y nunca están todos los que son, ni son todos los que están.

Mientras servíamos el rancho en la cantina del Cuartel General, nos hizo gracia… maldita gracia… una anécdota del entuerto albaceteño: el fusilero, desaparecido en combate el domingo y aparecido el lunes en un fortín de planta baja con paredes encaladas, se había hecho fuerte en su búnker secreto. Rápidamente, sin tiempo que perder, apareció por allí toda la dotación policial de la Meseta, todos los periodistas sedientos de carroña… y un equipo de negociadores presto a venderle la moto… o la burra coja… o el submarino último modelo.

Tanto y tanto hablaron que… misterios de la ciencia barata… acabaron por secar la batería del móvil del timorato J.C. Alfaro. Su celular dijo basta. Se acabó el FB, el Twitter, el WhatsApp… la conversación vía cam… el Voz vs. Voz de toda la vida...

Pero no os asustéis, Monos. No tengáis miedo ni sintáis desfallecer vuestro ánimo. En gesto valeroso y desinteresado, una escuadra de valientes voluntarios reptó cuerpo a tierra hasta, a escasos dos centímetros del experto tirador, entregarle una nueva batería… de litio… con la que podría continuar la conversación y el comercio telefónico.

A cobro revertido, por supuesto. Llamaba la policía.

Monos… así con todo.

Ridículo. Esperpéntico. Miserable.

Horas antes, el pistolero cuarentón de la estepa castellana había asesinado a una niña de 13 años con la que, hasta hacía poco, había mantenido una relación amorosa (?) consentida. Tras ella, a un vecino… y tras él, un nuevo intento de asesinato. Manos manchadas de sangre… pero, para nuestra progresista y garantista justicia española… para nuestra corrección política desinteresada hija bastarda de la reinserción… lo importante era que el pobre chaval no se quedara sin batería en el Smartphone. Hablarle, contarle el cuento de Hansel y Gretel, cantarle una nana antes de dormir… ¿Qué importa la no existencia de rehenes? ¿Qué la amenaza del sujeto? ¿Qué los cuerpos fríos en la morgue?

Chiquilladas.

La nuestra, la sociedad española, es una enorme piara de eso… de chiquilladas. Una sociedad infantiloide, anclada en la inocencia interesada y en la teoría del hombre intrínsecamente bondadoso. ¡Qué portento el hombre! ¡Qué mala la sociedad corruptora! Salvemos a la oveja descarriada, señores. Salvémosla. La fuerza de nuestros actos nos acarreará nuestra propia salvación. Ganémonos el Cielo de la Gran Fraternidad Universal.

En esos países que nuestra masa “joven, pero sobradamente preparada” considera paraísos del fascismo y del imperialismo más cavernario, el acto albaceteño hubiera tenido un final más rápido y menos costoso: una mira telescópica, un descuido al correr una cortina, y un balazo de gran calibre aligerando masa encefálica. Diez minutos, veinte a lo sumo… y todos para casa. Justicia de Urgencia, s.l. Abierto 24 horas.

En España, no. En España, si J.C. no hubiera decidido subirse al tren de medianoche, todavía estaríamos mirando hacia el bunker castellano… de lejos, no os envalentonéis, tras las cámaras de los magazines de la miseria y el morbo… sumidos en la contradicción del que contrapone los derechos del muerto a los derechos del verdugo. Ya tenemos una víctima, recemos para no tener otra. Sería demasiado para nuestras imberbes conciencias. Una nueva desilusión para nuestras mentes aniñadas, capaces de permitir las relaciones consentidas desde los 13 años… ¡13 años!... al tiempo que se prohíbe fumar hasta los 18… o beber hasta los 18… o conducir hasta los 18… Abortar no, eh, que no somos tan malos. Para abortar, con 16 añitos ya está bien. Lógico. Salami a los 13, raspado a los 16. No hay que perder el tiempo, que la vida es muy corta y son muchos los caballos que quieren beber en nuestro abrevadero. Después del uno, el dos. 

Que nadie ose robarnos el récord Guinness de idiocia infantiloide.

Supongo que la noticia del caso de la pedanía albaceteña… de cuyo nombre no quiero acordarme… me ha hecho reflexionar un millón de cosas, entremezcladas, llegando a la misma conclusión de siempre: el Hombre, de bueno, no tiene nada. Nada de nada. Nothing, para los fieles a la niña(ta) de Rajoy, el Iluminado.

Al otro lado de la línea telefónica, el negociador del Estado Español, trabaja en turnos de 24 horas intentando vendernos eso… esa burra coja, ese “otro Mundo es Posible”… intentando convencer al rebaño que “todo el mundo es bueno”, pacífico, altruista. Que todo es bonito, amable, digno de nuestra excelencia como seres humanos de un Universo armonioso.

Y tiene una linda voz si eres varón, o un hablar encantador si eres fémina. Ha estudiado todas las técnicas de márqueting, vending, manipuling… estafing… Todas. Te camela como la furcia de la barra americana o como el machote de la bombona de butano… ¡esa sonrisa!... y tu resistencia cae, ensimismada, deseosa de esa realidad virtual en la que todo el mundo baila, desnudo, al son del corro de la patata… libre de ese pudoroso pecado original.

El pistolero de Albacete, por cuyas manos jamás pasó la novela de Nabokov, escuchó ese canto de sirena y se dejó arrastrar por él. La pobre niña de 13 años, presa de ese amor viciado de infantilismo, también. ¡Son tantos quienes han quedado hipnotizados ante tan lindas palabras! ¡Tantos quienes, enamorados de un fantasma, se dejaron atrapar por la manada de lobos! Mirad a vuestro alrededor y decidme quién no es víctima de dicha enfermedad.


Mirad alrededor y decidme quién, contemplando molinos, no ve gigantes.


18 comentarios:

Old Nick dijo...


"ODIA EL DELITO Y COMPADECE AL DELINCUENTE".
Si La Sacamos Del Concepto"SOCIAL" y REVOLUCIONARIO En El Que Se Inscribía,-"El Delincuente,Lo Era Por IGORANCIA y NECESIDAD"-, La Frase de Concepción Arenal, PANTALLA "SOCIAL" DE LA DOCTRINA DE LA REINSERCIÓN "PA TÓO ER MUNDO" Actual, Querido Herep.

Y No Es Que Doña Concha, No Tuviera PARTE DE RAZÓN,-Que La Tenía-, Ya Que Con La "FORMACIÓN PROFESIONAL", Nacida en Las Cárceles Españolas, Muchos Delincuentes Por "Necesidad" Se REINSERTARON DE VERDAD y Se convirtieron en Buenos TRabajadores, Que No Volvieron a ROBAR.
Pero De Eso a "METER A TODO HIJOPUTA EN EL MISMO SACO" NO SÓLO ES DESVIRTUAR EL PRINCIPIO MISMO DE LA REINSERCIÓN, SINO TRAICIONAR DESCARADAMENTE A LA ESENCIA MISMA DE LA VERDADERA JUSTICIA, Aquella
QUE SE SINTETIZA PERFECTAMENTE EN UN PAR DE PRINCIPIOS ETERNOS :
"OJO POR OJO Y DIENTE POR DIENTE" Y "QUIEN TAL HIZO, QUE TAL PAUE" Y Lo Demás, PUTADAS Y MARICONADAS DE BUITRES DE ALMA Y TOGA NEGRA...
¡Un Aplauso GENIO!
Un Brindis Por La CALDERA DE ASMODEO
y
¡¡RIAU RIAU!!

JackSparragoss dijo...

Lo mas triste de todo el tema que es que el tipo se suicido cuando al negociador se le escapo- es normal después de cuatro horas de charla - que si se entregaba moriría en la cárcel ya que al no haber reivindicado el acto en nombre de una banda armada le iban a tirar todo el peso de la justicia española desde un segundo piso, tomo a tomo, sobre su dura mollera de cazador estepeño. Y claro, el negociador no quiso decirle que si el Rafi andaba asaltando tiendas por los Carabancheles por que no podría él, en un par de años a lo sumo, andar por ahí tiroteando perdices. Total, que le dieron tanto a la húmeda que el tipo pensó que descerrajarse un tiro en la camocha era infinitamente mas rápido y menos vergonzoso que una sentencia de un tribunal español. Así que, con la mente puesta en la dulce mirada de aquella que pequeña a la que tanto amor mató puso perdigones en sus ojos en vez de moneda como pago para el barquero, que Dios quiera le deje tirado en algún cenagal de aquellos.

Un saludo, Herep.

P.D. Aunque no comento, os leo.

Maribeluca dijo...

Bueno Herep, como es sabido estas situaciones conllevan un protocolo de negocaciones y tal y lo último que se contempla es liquidar al tio pero se contempla, y las UEI son casi siempre impecables en sus intervenciones (otra cosa son nuestras leyes, aunque parece que las vayan a endurecer un tanto y en cualquier caso nunca a gusto de todos, y por cierto que la izmierda eliminó el delito de estupro y no sé cuántas cosas más en su afán de hacer prevalecer los derechos del criminal siempre sobre la víctima)

Cada cierto tiempo salen este tipo de cosas con olor a atraso y a Puerto Hurraco que ponen los pelos de punta...

C.S.Peinado dijo...

Sea cómo fuere, amigo mío, en España tenemos que seguir dando el cantazo con cualquier cosa haciendo de lo más normal del mundo, la detención de un garrulo pederasta, el espectáculo abobinable de una tarde de Sálvame. Penoso que ésto haya sido cómo Puerto Urraco pero en versión casposa...

Un saludazo.

Zorrete Robert dijo...

Lo explicas muy bien, hemos caído en el infantilismo mas patógeno. Es absurdo que un cuarentón se cuele por una cría que incluso pare ser su hija sería pequeña. Pero esas cosas pasan.
Como reaccionan las sociedades ante las cosas es la diferencia y nosotros reaccionamos como lo que somos unos infantes en las lides de la democracia y las libertades, que no libertinajes.
¿Por cierto que hubiera pasado si hubiera sido un moro?.
Saluditos.

DORAMAS dijo...

Mas claro el agua, en esta España que nos ha tocado vivir, la realidad supera a la ficción. Todo este drama me recordó una película de Rambo en un bosque matando policías.
A éste, le falto la munición, que si no, acaba con todo el que llegase cerca.
Otra cosa es la idiotez del tratamiento legal de los menores, que eso es otra perogrullada política, para al final llegar a esta situación.
TEMELE A LA VECINITA DE 13 años, que como se le ocurra te empapela por la cara.

Agustin dijo...

Hoy como siempre Las Lolitas es un peligro mortal.Se mira pero no se toca,Claro que algunas Lolitas estan curadas de espanto,Pues no todo el monte es oregano digo yo,un saludo Maestro.

Reinhard dijo...

Confieso que con el suicidio de este fulano me he llevado una decepción, pues esperaba que un tirador de élite de la GC le dejase un recadito, o al menos una entrada de grupos especiales, en fin...

Candela dijo...

La gran novela americana de Navocov siempre tiene el mismo y triste final, pocos la leyeron y desconocen su moraleja: salud para las nuevas generaciones, otra utopía, otra verdad enterrada en el baul de la demagogia, la mediocridad y la estupidez humana.

El negociador tiene siempre mal futuro con este tipo de sujetos, era dificil que acabase de otra forma.

Herep dijo...

Como sucede siempre en ese país, no hay nada que no quede desvirtuado tras pasar por la lavandería de nuestra casta política.
El principio de reinserción no lo discuto, pues hay delitos menores que, con una temporada reflexiva a la sombra, pueden ser encauzados convirtiendo al reo en una persona de bien. Pero hay casos, y casos.
Como bien dices, medirlos todos con idéntica vara es una majadería digna de criminales.

Luego, extrañados, nos quejamos de que nada funcione.

Un abrazo, Old.
Un abrazo y un brindis, camarada.
¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Hombre, Jack! Mentaste a la burra! Otro gallo habría cantado si el cazador de la meseta hubiera osado mentar a la ETA!
Quizá, con tal treta, ahora estaría de protagonista de algún documental trasnochado o no cesarían los homenajes con bailes regionales incluidos.
Ya lo dijo el Rey(?) de España en Navidades: "La Justicia es igual para todos".

Un abrazo, pirata. No te preocupes por los comentarios, campeón.

Herep dijo...

Quizá ese es el problema, Maribeluca. Los distintos Gobiernos han relajado durante estos años el código penal hasta un punto en el que el delincuente tiene más derechos que la víctima.
El castigo, muchas veces, es casi un premio... o un retiro dorado.
El problema no son las Fuerzas de Seguridad del Estado, sino la ideología buenista y progresista que impera en los protocolos de actuación.
Suerte tenemos de no encontrarnos ante más casos de estos, amiga. Pero pronto los delincuentes asumirán esta tara de un sistema que, como todo, se despeña cuesta abajo.

Un abrazo, Maribeluca. Estemos atentos.

Herep dijo...

Nuestra sociedad se considera madura para abrazarse al hedonismo, pero llora como un mocoso cuando alguien le recuerda sus obligaciones. Asustado, intenta relativizar las consecuencias de su desidia hasta que, cada cierto tiempo, la cruda realidad nos da un bofetón de aúpa.

Así estamos, Zorrete.
Me preguntas qué hubiera sucedido si el asesino fuera moro... y casi prefiero no pensarlo. Cualquier cosa puede suceder si al buenismo garantista de nuestra justicia le añadimos el complejo aterrador religioso.

Un abrazo.

Herep dijo...

Somos expertos en el morbo y la adoración a la prensa amarilla, CS.
Fíjate. No hay espectáculo dantesco en el que no encontremos una horda de periodistas en busca de la foto más comprometedora para aquellos que claman por la "reacción".
Más que informar, desinforman... aunque no hay que extrañarse: es su trabajo, como buenos defensores del Régimen establecido.

Un abrazo.

Herep dijo...

Las Leyes, Doramas, parecen paridas por idiotas.
Tenía entendido que "la Justicia emanaba del pueblo", aunque me resisto (todavía) a pensar que este pueblo quiere esta justicia.
Estaré loco?

Un abrazo, canario. Tendré en cuenta tu advertencia :P

Herep dijo...

Hoy no puede fiarse uno de nadie, Agustín. Ni lolitas, ni jovencitas, ni maduritas... Nada.
Es más fácil que te toque la lotería.

Un abrazo, artista.

Herep dijo...

Nada, Reinhard.
Eso tan sólo lo veremos nosotros en las películas... americanas, por cierto.
Aquí, lágrimas. Siempre lágrimas y drama.

Un saludo.

Herep dijo...

Mucho cambiarían las cosas si volviéramos otra vez a los clásicos, desechados por ser "demasiado moralistas" ahora... hoy... en esta sociedad tan abierta y libertina (que no liberal).
Esa regresión sí que sería una buena Educación para la Ciudadanía.

Un abrazo, Candela.