Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

4 ago. 2012

Un Mundo Raro


Sergio es un chaval normal.

Igual que sucede con tantos otros, todos los primeros de mes ve cómo le visita el recibo de la hipoteca, cómo se manifiestan los cargos por electricidad, gas, agua, luz… los pagos de la compañía de telefonía móvil… el papelito de la comunidad…También, todos los meses, contrariamente a los pagos, observa cómo la cantidad de sus ingresos disminuye paulatinamente. Ataviados con ropajes de impuestos, tasas, contribuciones y sanciones, tales recortes en su beneficio neto van reduciendo su capacidad de maniobra económica, arrastrándole al borde de un pozo negro, profundo y real.

Todas las mañanas se desayuna escuchando noticias que denigran y menosprecian eso en lo que él siempre ha creído. Por doquier escucha gritos, o lee arengas, que atacan a su país como si éste fuera el causante de los males que atenazan a la población. Claman por una “España corrupta”, un “Estado opresor”, un “mal histórico”… como si España tuviera brazos y piernas, cerebro y corazón propio.

Como si España fuera un ser físico.

Demasiadas tardes, al releer las noticias vía Web, su pulso se acelera presa de una irracional ira y las palmas de sus manos empezarán a sudar descontroladamente. Serán noticias de excarcelaciones, de treguas trampa, hojas de ruta… Serán escenificaciones teatrales en las que un Ministro se colgará medallas de humo, o comparecencias televisadas para un mundo raro… extraño… irreal. La cena, tres de siete noches, se enfriará sobre la mesa de la cocina… inmóvil… infravalorada…  y los sueños estarán aguardándole en la cama para tornarse pesadillas en plena fase rem.

Como muchos otros chavales normales, Sergio será mirado con tristeza y burla por parte de sus vecinos. Paseando por el parque, ante los ojos de sus amigos, será visto como “el ingenuo”… el crédulo… el beato de las mentiras de la política moderna…

¡Él, que votó al PP! ¡Él, que se tragó las mentiras del corsario del Capital! ¿Qué creíais? ¿Los herederos de Franco sacándonos de la Crisis? ¡Ja!

Los más valientes le apuntarán con el dedo al entrar en la panadería, mientras se mofan del repentino cambio de colegio que unos padres, ahogados a base de euros por tuppers, se han visto obligados a acometer con su hermano pequeño. ¿Ahora el señorito irá con mi Zulema al colegio? El carnicero del mercado, más retraído, no dirá nada mientras agarra el pedazo de carne magra, pero su mirada dejará bien a las claras el rencor que le provoca aquel que ya no le compra el solomillo del día. En el Ayuntamiento, todo serán pegas y largas jornadas de espera en colas que jamás avanzan.

Ella es fija en éstas… la de los sufridos contribuyentes… blancas y honradas, muertas en vida.

Personajillos que hasta antes de ayer caminaban con la lengua fuera de eso que tienen por boca… hinchado músculo baboso de tanto lamer al buen Amo… se erguirán como líderes y estadistas ante los aplausos de la plebe. Hombres sin honor, sin escrúpulos, cobardes… asesinos, cómplices, ideólogos… serán inyectados en vena, en horario de máxima audiencia, por los Siervos del Monstruo, corrompiendo unas almas que, casi en su totalidad, anhelaban ser corrompidas… poseídas por esa luz, ese faro en medio de la oscuridad… esa Revolución Pendiente, que fue arrebatada antaño y posible ahora… antesala del otro Mundo Posible.

El pobre Sergio… un chico normal… será mirado con lástima y desprecio.

Es una anomalía de la naturaleza. Un obstáculo en el camino que, como dicta todo pensamiento científico, será superado. Es cuestión de Progreso.

Hoy, como ayer… como el martes pasado… estos Siervos se encargarán muy mucho de recordárselo. Mil mails, siete entrevistas, cuatro tertulias y doce cañas en el bar de Raúl, serán la excusa para refrescar la memoria de Sergio. Tú les votaste, amigo. Y la cancioncilla de la subida del IVA, los recortes en Educación o Sanidad, el gasto inútil en Defensa… el IBI… el expolio… la manipulación burda y sectaria de la Historia… Siete cervezas sirven de excusa para dar inicio, de nuevo, al lavado de cerebro ideológico y racional de esta anomalía pendiente de re-educación.

Siete cervezas encienden el electroshock de la progrez.

Pero, como decía antes, él es un chaval normal.

En un Mundo Raro.

Un lugar en el que quien habla de futuro, nos condena al pasado. Un lugar en el que quien no deja de hablar del pasado, nos pretende ejecutar en un futuro.
Sus elegidos, sobre quien depositó el voto, objeto de burla para los amantes de la democracia real, no son más que las sombras esquivas de sus oponentes. Sus bonitas palabras, más intuidas que mentadas, se han convertido en cientos de puntos de una “hoja de ruta” anteriormente pactada y rubricada mediante firma secreta. Contrarios todos ellos al impulso que llevó a Sergio a las urnas, aquella lejana mañana de Otoño.

Lo sabe. Él lo ve. Cada día.

Su confianza ha sido traicionada. Nadie le habló de legalizaciones, reformulaciones para la Ciudadanía, subidas de impuestos o bajadas de pantalones interminables en materia exterior. Aunque lo intuía, no quiso creer los rumores sobre la existencia de Varones (Y Varonesas) con voz y voto, diestros en el discurso multiforme y la fuga a la desbandada. Jamás esperó un estadista, pero tampoco un soldadito de plomo… demasiado atento para con los privilegiados, y muy poco dispuesto para con los chavales normales.

Los que ríen a sus espaldas apuntándole la cuenta a su nombre, las señoras que cuchichean en la pescadería, las jubiladas de la Plaza Mayor… los excepcionales… con cada una de sus desprecios, ahondarán más y más en su propia tumba, adquiriendo ésta forma de urna electoral. El muerto, el eterno voto sectario. El cuerpo, el propio de cada uno de ellos.

Pero Sergio ha sobrevivido a la ronda y al dominical vermut. La excesiva ingesta de alcohol, turbadora, no le hizo olvidar aquello en lo que creía. Aquello que le había mostrado la experiencia. Lo que tiene, lo que le han dado en compensación por su esfuerzo, es más de lo mismo. No existió cambio alguno, por mucho que los Siervos no paren de azuzar la llama de la indignación. Ellos siguen encabezando la Revolución Pendiente… esa inconclusa… esa sectaria hasta la propia muerte… la que traerá el progreso y el Socialismo del s. XXI… la que saltará el último obstáculo… ¡Qué digo, saltará! ¡Derruirá! ¡Socialismo o Muerte!

Nuestro chaval… nuestro Sergio cualquiera… tendrá bien presente la traición.


Él es un chaval normal.



18 comentarios:

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Amarga reflexión, muy bien llevada, amigo Herep, sobre la situación real, tan cambiante, que puede encontrarse hoy cualquier Raúl, ese chaval normal que muchos llevamos dentro. ¡Cuesta reconocer la realidad que nos circunda!
Un cordial abrazo y un buen fin de semana.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Releo tu entrada, y advierto que -¡vaya usted a saber por qué!- doy a Sergio el nombre de Raúl. ¡Debe ser el calor excesivo del verano!

Teo dijo...

Verdaderamente amarga reflexión como dice Tío Chinito. Es muy duro descubrir que en quien has puesto las esperanzas es mas de lo mismo.
Es muy duro descubrir que te han traicionado. Saludos.

Xad Mar dijo...

Cierto es que sabíamos que con el gobierno del PP nos tendríamos que apretar el cinturón viendo el desastre económico que el anterior gobierno nos ha legado. pero pensábamos que iba a ser de otra manera, no a base de pagar siempre los mismos. Y al final estamos igual que estábamos o peor.
Saludos.

Zorrete Robert dijo...

Pues yo le digo a Sergio que hizo lo que tenía que hacer, con dos cojones. Tiene que seguir y si estos no valen ya encontraremos a otros o los fabricaremos o nos los inventaremos, eso ya se verá.
A los que les guste chapotear y revolcarse en la mierda pues que lo sigan haciendo porque parece que cuanto peor nos va más les gusta.
Saluditos.

Herep dijo...

Sí que cuesta, Tío Chinto.
Muchos ahora defienden aquello que criticaban hace unos días, mientras que otros, critican lo que se está haciendo cuando es lo que se adapta a la perfección a su ideología.
Lo importante, como viene siendo habitual en España, es criticar al oponente deformando la realidad.
Así, de tal guisa, no podremos evitar la caída en el abismo.
La gente normal, con dos dedos de frente, no puede más que asombrarse ante tanto engaño.

Un abrazo, y que tengas un buen fin de semana.

Herep dijo...

El subconsciente es muy poderoso, Tío Chinto. El calor también.

Un abrazo.

Herep dijo...

Es duro, Teo... pero en este caso era bastante previsible.
El PP nunca ha sido un partido de oposición al PSOE. Han jugado a que el adversario se estrellara por culpa de las políticas que han ido practicando durante estos años atrás, pero su intención era heredar el Poder, no luchar por él.
La batalla de las ideas la dejaron atrás, acomplejados, para asumir el discurso de la izquierda, matizándolo un poco en varios asuntos.
No cabía esperar ningún tipo de reacción, pues más que democristianos, son más bien mencheviques de segunda.

Un abrazo, y feliz domingo.

Herep dijo...

Peor, Xad Mad.
La Crisis todavía no ha mostrado la totalidad de su crudeza, pero los bolsillos de los españoles están cada día más y más esquilmados.
Cuando el Sistema caiga, que caerá, no quedarán muros de contención.
El Estado y sus políticas los habrán derribado todos.

Todos sabíamos que la recuperación iba a ser dura, pero el Gobierno de Rajoy, no queriendo atajar el problema básico de España, nos ha colocado otro peso más al cuello.

Un abrazo, asturiano, y que tengas un feliz domingo.

Herep dijo...

No creo que tengamos que inventarlos, Zorrete. Existen, pero todavía permanecen en la sombra, o son muy pequeñitos.
Ya verás qué rápido crecen, amigo.

Pero, lo más importante... ¿qué tal está "el Robe"? ¿Cómo se recupera de su convalecencia?

Espero que bien... comido, bebido, acicalado, y cerca de un aparato de aire acondicionado, ¿no?
Un abrazo, campeón.

Old Nick dijo...

Lo Primero Que Hay Que Hacer, Querido Herep, Es ESPABILAR A TODOS LOS SERGIOS Y DECIRLES QUE "SE ACABÓ EL CHOLLO Y LA VIDA NORMAL SI NADIE SE PONE FRENTE A ESTOS HIDEPUTAS ASOCIADOS Y LES DICE A LAS CLARAS QUE !YA ESTÁ BIEN!¿CAMBIASD O ACABARÉIS A HOSTIA LIMPIA, DONDE DEBÉIS ESTAR!"
A Partir de Ahí TODO SERÁ VERDADERAMENTE NORMAL...
Mientras Eso No Ocurra, Hermano Herep, los Sergios, PAGARÁN TODOS LOS PATOS, De ZERDOS, FAISANES, PAJAROS BOBOS Y DEMÁS GENTUZA...
Un Abrazo, GENIO.
Un Brindis
y
¡¡RIAU RIAU!!

Titania dijo...

En la España democrática siempre ha habido muchos jefes y pocos indios, tarde o temprano tenía que reventar.

Saludos.

Agustin dijo...

El unico error de Sergio es su honradez,Y para mi eso vale mas que un voto,Como siempre un post sembrao.Cada dia lo borda,Nada oreja y vuelta al ruedo,un saludo amigo Herep,

Candela dijo...

Buena reflexión. Hay quien sufre por una traición mientras otros se abrazan al sectarismo, eso sí, ni sienten ni padecen, solo vegetan y se dejan llevar por la corriente.

Como nunca he comprendido ese tipo de mentalidad no me atrevo a decir si es simple idiotez, comodidad, pasotismo, o una mezcla de todo un poco.

Saludos Herep, mejor ser Sergio que nadie.

Herep dijo...

Sería bueno que Sergio espavilase, Old, pero mucho me temo que en este país hay muy pocos Sergios... y demasiados Caines.
Sea como fuere, ostias las habrá. Para parar un tren.

Un abrazo y esperemos que, con el primer bofetón, tengamos más que suficiente.

Un brindis, amigo... y ¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Muchos generales para tan pocos soldados, Tatiana.

Un saludo y bienvenida a este Cuartel General.

Herep dijo...

Otro saludo para tí, neozelandés.
Ya lo decía mi padre, ya... pobre, pero honrado.
Cada día son menos quienes pueden aplicarse el cuento, Agustín.

Herep dijo...

Yo apostaría, además de lo que tú apunts, Candela, por el miedo.
La mayoría de las personas tiene miedo a afrontar la realidad de un mundo que no comprenden, o en el que no se sienten realizados.
Aostumbran a ser personas que, vivieran en el mundo en el que vivieran, seguirían sintiendo el mismo odio y rencor sectario.
El problema no es el entorno, sino el propio ser.

Un abrazo, y buen verano.