Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

31 jul. 2012

Turismo accidental



16:00h.

Empieza, como cada año por estas fechas, la Operación Salida. Primera o segunda tanda, a saber… pero nuestras carreteras, vías férreas, rutas marítimas y autopistas aéreas, se llenan de máquinas motoras sobrecargadas de personas, suegras, niños con incontinencia urinaria y maleteros a rebosar. Todo lo demás, a la vaca.

Coches, viajes, escapadas… vacaciones…

Muchos, por obra y gracia de la Providencia disfrazada de Negra Parca, no volverán.

Hace unos días, uno de estos vehículos alimentados con derivados del petróleo, se estrelló contra un árbol en una carretera secundaria en Cuba. Digo carretera, y digo secundaria porque, si alguien conoce la red viaria de La Flaca, sabrá que allí todas las carreteras son secundarias. O terciarias. Jurásica, en todo caso.

En una curva, un bólido de mil caballos vapor perdió rueda  y fue a estrellarse contra un cocotero caribeño o un alcornoque cubano, da igual. ¿El resultado? La muerte de un disidente al Régimen castrista. Al deportivo último modelo de nada le sirvieron los infinitos sistemas de seguridad. ABS, cinturones de seguridad, barras anti-vuelco, sistemas de tracción, derivadores de transmisión… nada.

Cualquiera que también conozca el parque automovilístico de Isla Juana no podrá más que hacerse cruces ante el capricho del infortunio. Un coche a la última… un sinfín de inspecciones técnicas perfectamente cumplidas… una carretera digna del circuito de Cheste…

Mala suerte…

… y negligencia.

El conductor, un chaval veinteañero adicto a los jugos y manjares de la juventud, cometió una imprudencia, con resultado de muerte. Un homicidio involuntario, por ahora. Él mismo, roto su rostro debido al dolor y la culpa, nos anunciaba ayer tarde la profundidad de sus pecados. Fui yo. Fui yo quien, en un alarde de orgullo infantil, tomé la curva en cuarta, a fondo. Al pobre diablo tan sólo le faltó regar el rostro con unas pocas lágrimas.

Bonita historia, ¿no? Bonito cuento, ¿a que sí? ¿La contaréis a vuestros vástagos al acostarlos por las noches, mientras los dulces angelitos se quedan dormidos rumbo al reino de Peter Pan?

No lo hagáis, Monos. No es un cuento. Es una pesadilla… una tortura psicológica que convertirá a vuestros hijos en súbditos… en siervos… en nada.

En menos que Nada.

El escritor de tal relato infantil, un borracho barbudo embrutecido por el odio y el miedo, lo redactó allá por la mitad del s. XIX, pero sus bufones, desde aquellos remotos días hasta estos que vienen y van mientras leéis estas letras, no han parado de recitar los versos que la componen. Se conocen de memoria la entonación, el recoveco adecuado de cada una de las tildes, las pausas de misterio y las pausas de complicidad.

Las llevan grabadas a fuego en la mirada.

Algunos de estos bufones, acariciados por la suerte o la indiferencia, consiguieron clavar el puñal de la traición y, como sucediera a Julio Cesar, desbancar al emperador para enfrascarse la corona de Comandante. En Cuba, ese Bruto… ese navajero de extrarradio… responde al nombre de Fidel. Fidel Castro.

El Coma-Andante Fidel.

De él, o de su compinche prescindible Ché, no voy a hablar hoy. Será cuestión de dedicarle unas  líneas en un día venidero… pero hoy no. Hoy me gustaría sacudir a los tocinos de aquí… a nuestros pata negra de la estrella de cinco puntas. Nuestros Napoleones de la Revolución… o Robolución, para ser más exactos.

De nuestro Cayo, el Bravo… adalid del desamparado… del paria de la tierra… del desheredado del Mundo Cruel… éste en el que nos ha tocado vivir a los españoles… tan injusto, tan sacrificado, tan inmisericorde… O de nuestro Willy, el Destructor de tabernas, tan pronto figurante en una manifa del 15M o de Bildu como militante acérrimo de la multidisciplinar SGAE, s.a… o de nuestro Víctor  Manuel, tan proclive a la composición de himnos para toda clase de dictadores. ¿Y qué decir del oscarizado Almodóvar? ¿Qué decir de su “terror nocturno”? ¿Qué decir de sus espectros en forma de “golpe de Estado” y demás ofensas a la Democracia?

Dicen que esta tierra que pisamos fue bautizada como Hispania debido al elevado número de conejos que por ella campaban. Hoy, los conejos, han mutado en cerdos. No sé qué nombre inspiraría al antaño Juan Bautista de la Iberia… pero estoy seguro que la Historia, con ése otro nombre, habría sido muy diferente.

Hoy, en Chirigota Española, s.l., si los cuentos se hicieran realidad, tendríamos el mejor Sistema Sanitario del Espacio interior… y exterior… amén de una población perfectamente instruida en los intríngulis del Sistema Democrático del Padrecito de los Pueblos. La población, feliz con menos de cinco céntimos en el bolsillo. Los bancos, miserablemente públicos y las hipotecas, pagadas a fuerza de movimientos de mulata cadera. Todo bien aderezado con enormes cadenas de burdeles Meliá y unas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dignas de la mismísima KGB, donde aquellos que delinquieran armados con teléfonos portátiles o cartuchos de esperanza, marca Libertad, serían inmediatamente juzgados ante tribunales independientes y soberanos bañados por el rocío de la ecuanimidad y la imparcialidad de las Leyes de los Hombres.

Un paraíso en el que el enajenado… el loco temerario que estrellase su coche contra un inocente árbol afiliado al Sistema Público de Producción Agrícola… sería custodiado incluso en el Hospital por uno de esos cordones sanitarios tan duchos entre la piara. Nuestro bufón lo dejó claro: “otro muerto más en otro accidente más”.

El Napoleón… el paladín de la Democracia Real YA y orador de la fábula decimonónica… habló. Para él, el accidente fue “otro más” y el muerto, “otro menos”. Un pasito más en dirección al Trono. Un pasito menos para alcanzar el Paraíso… la cubanización de España… donde el Estado Policial no será Estado Policial, la Dictadura pasará a ser llamada Democracia y la Muerte no será motivo de llanto, sino de alegría.

Mientras escribo estas letras, escucho al lastimero Carromero implorando ayuda. La Justicia cubana, tan presta ella, tan funcional y tan digna de elogio… elogio, cerdos, he dicho elogio, vamos, vamos, aplaudid… acaba de acusar al as del volante de homicidio. El pobre, con su maniobra temeraria, fulminó la vida de un opositor al Régimen y, como mandan los cánones, debe ser castigado.

Roma no paga a traidores, Carromero.

Cuba defiende a sus opositores, Cayo. Cuba castiga con presteza a los imprudentes, Willy. En Cuba no existe el miedo, Almodóvar. ¿No lo veis? ¿No veis lo felices que son sus miradas? ¡No puede ser más que el Paraíso, camaradas! Ese es el camino… el Mundo Posible que corean los niños y sueñan los ni-nis… ¡Corramos! ¡Aceleremos hacia él!

Cerdos.

No puedo más que rogar, ahora que la vía judicial se ha abierto como un melón maduro, por la aparición del Santo Patrón de las Causas Justas, alias prevaricador Garzón. Él, siempre dispuesto a la defensa del mísero, cual Cayo de primera fila, acudirá con rapidez al amparo del débil e inocente. Él, azote de injusticias, no dudará un segundo… ahora que tiene el mismo tiempo libre del que ha gozado siempre… en acudir en defensa del Estado-Edén, enfundándose la toga caribeña para impartir justicia con el pobre difunto… ése ciudadano libre que, amparado por la Democracia del Coma-Andante, vio truncada su vida y su aspiración utópica por dinamitar el progreso de la Nueva Era.

Alguien debe hacer cumplir la cubana Ley.

La Revolución siempre ha necesitado verdugos.

¿Qué? ¿Pesadilla? Os lo dije… pero tranquilos… queda lo peor…

Algunos pensaréis, acertadamente, que el malo maloso de la película… el diablo en las sombras… es el Gobierno de España. Él, con su silencio y su aparente despreocupación, mientras uno de los suyos… un chaval de las eternas Nuevas Generaciones, por siempre joven… pace atrapado por el tentáculo del leviatán verde oliva… Sí, podría ser uno más de los malos de la película, si no el peor…

… que también…

… pero aquello que aterrará al infante, el fantasma que le perseguirá noche tras noche, no responde a otro nombre que al de Camorrero. Su cara, demacrada… su mirada perdida… su voz entrecortada y su súplica verbal y gestual… Ese es el zombie que atenazará la inocencia y la tranquilidad del vástago. Esa cobardía infinita del que se encuentra fuera de lugar, atrapado en un paraíso que resultó ser demasiado real y muy poco utópico, con sus barrotes de frío acero y sus mazmorras plagadas de ratas, carceleros sodomitas y alcaides aficionados a las descargas eléctricas testiculares.

Un mundo en el que, día a día, miles de cubanos deben sobrevivir a fuerza de sonrisa mellada y bamboleo de caderas. Un mundo en el que los disidentes se juegan la vida en cada curva o en cada cabezada, siempre atenta la oreja al más mínimo rumor o chasquido. Un mundo donde se cortan cables del sistema de frenado o se embisten autos con camiones… donde los disidentes podrían volar como plumas sin necesidad de huelgas de hambre… o donde las puertas, cuando no se caen de viejas, son reventadas por el mero hecho de ser puertas. Un mundo sin medias tintas ni comodines del público.

Ese es el Mundo al que fue Camorrero. La Cuba real. Sin contemplaciones y sin turismo. La del “daño colateral”, el “accidente fortuito” y la “insignificancia humana”. La ilusión, tu ilusión, finó justo en el momento en el que te colocabas ante la TV para grabar el tan visionado video. Allí, con gesto abatido y aterrado, anunciabas tu miseria… tu cobardía… tu lucha que no es lucha… tu valor que no es nada… tu palabra que es menos que Nada.

Al chaval… al pobre infante de las Nuevas Generaciones… los cerdos multicolor le contaron el cuento,  todas las noches, al acostarse.


Y se lo creyó.


10 comentarios:

Capitan Trueno dijo...

Ese pobre chaval ya tiene destrozada su vida.Nunca más podrá conciliar un sueño reparador. Nunca más le abandonarán las pesadillas. Nunca podrá salir a la calle sin temer por su vida.
Los camaradas de los Cayos, los Willys y los Bardenes ya han comenzado a grabar a fuego en su mente el miedo infinito que le perseguirá durante toda su vida.
La libertad comunista es así.

Old Nick dijo...

Muy Buena Entrada Hermano Herep.
¡Y Nada Extraño, Que El "INOCENTE GAVIOTO", CANTE "LA TRAVIATTA o Las BODAS DE FÍGARO", En Multitonos!
Los INSTRUMENTOS "MUSICALES" SON MUY CONVINCENTES...
Pero Entre Todas Las "INCONGRUENCIAS" DE TODA "VERSIÓN OFICIAL", La Que Más Gracia Me Hace,Es la Parte "Final" de la Declaración Filmada. En la Que AFIRMA, Como Un RECOCHINEO ADICIONAL, "QUE NADIE LES PERSEGUÍA NI LES EMBISTIÓ" POR DETRÁS"...
¿Y Entonces, Por Qué La Foto Muestra La TRASERA EL BMW INCRUSTADA CASI HASTA EL MORRO?
¿Y Que Hacían Dos GILIPICHAS, Uno Español y Otro Sueco,-Que Por Cierto Está Tan Campante-,Contactando Con DOS "PELIGROSOS DISIDENTES", En Un COCHAZO,Para Que TODOS SE FIJARAN BIEN Y VIERAN QUIENES IBAN EN EL?
Pues Eso.
Y lo de la MISERIA de 4.000€ Que Les Iban a Dar, "PARA ACTIVIDADES SUBVERSIVAS ANTICASTRISTAS", Es de RISA...
He Visto Montajes Mejores Que Ese y Por Aquí...
Por Cierto que del "OTRO MUERTO EN EL ACCIDENTE" NADIE HABLA.
Aquí Entre Nosotros, Hermano Herep, Yo Veo el CUENTo, De lo Más Sencillo...
A los Muertos, Les Inflaron a Hostias y Palos, Hasta que Reventaron. Luego Lo Mejor Para DISIMULAR "UN EXSESO DE SELO DE LOS GUARDIANES DE LA REVOLUSIÓN " ES UN BUEN "CHOQUE Y ACSIDENTE DE COCHE" Y Si De Paso,"DAR UN AVISO A LOS GILIPICHIS EXTRANJEROS" Y SACARLES A LOS ESPAÑOLES UNOS CUARTILLOS EXTRA A CAMBIO DEL IMBÉCIL PARDILLO QUE SE "COME EL MARRÓN"...
¡Y Todos Contentos!
¡Y El Muerto al Hoyo y Fidel al Bollo!
¿Bonito Verdad?
Pues Eso.
MIERDA POR UN TUBO Y CABRONAZOS DE CORO Y SERMÓN, De POr Aquí...
Siempre Tan DEMÓCRATAS ellos.
Un Abrazo un Brindis POr LOS SUEÑOS DE "LIBERTAD"
Un Brindis
y
¡¡RIAU RIAU!!

Agustin dijo...

Que manera mas burda de esconder un vil asesinato,En fin una vez mas se cubrieron de mierda,un saludo,

Geppetto dijo...

Este chico es un perfecto imbecil
A nadie se le ocurre desafiar a un regimen comunista sin tener una red debajo y este capullo creía que los Castro eran tigres de papel, ha ido a la guarida del criminal a dar dinero a la oposición y lo esta pagando.Sus colegas del PP estan mas callados que un chino muerto y el va a pagar el pato.
Veremos que quiere Castro a cambio de su libertad, porque al final todo se va a reducir a un trato entre hampones.
http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es

Candela dijo...

Aquí debe haber algo más. Aún en Cuba, 4000 euros no son gran cosa. Iban a por Oswaldo y este chaval les proporcionó la excusa perfecta.

Lo que no entiendo es porqué fue allí a pecho descubierto. En Cuba, ni siquiera puedes ofrecer medicamentos de forma directa, solo por la trasera de los hospitales, de estrangis, porque se te cae el tupé. Cuanto menos ir con dinero para un "rebelde" ¿tan pardillo era..?

Herep dijo...

Llevan muchos años alardeando de ella, Capitán. Su libertad, su democracia, su igualdad, su justicia...

Todo lo de los demás no importa. Es efímero... algo a descrear.
Eso sí, mientras dan con una mano, recogen con la otra.
Ya lo decía aquel cuando pregonaba que tan sólo los millonarios pueden ser socialistas.

Un saludo, Capitán.

Herep dijo...

Cualquier otra cosa que nos hubieran contado habría tenido la misma verosimilitud que esta "versión oficial", Old.
Parece un guión redactado por un chaval de quince años.
Que todos acatan, amigo... porque no hay que olvidar que la opinión pública mundial se ha tragado la historieta, dando por buenas las sentencias del régimen cubano.

Lástima que, una vez más, volvemos a quedar a la altura del betún.

Un abrazo, amigo.
Arriba esas copas... y ¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Es lo que viene siendo habitual durante estos días, Agustín: cubrirse de mierda.
Antes era "de gloria", pero aquellos tiempos quedaron atrás. Olvidados.

Un abrazo.

Herep dijo...

Se estila mucho el espécimen "aventurero VISA", Geppetto.
Hombres que, emulando a los exploradores de antaño, se adentran en las fauces del lobo para "probarse".
Estos últimos, esos sí, no acudían llorando a las primeras de cambio.
Sabían a qué se enfrentaban.

El pobre chaval, como bien dices, pensó que el mundo es un cuento de hadas.

Un saludo.

Herep dijo...

Yo estoy convencido de que no tenía ni idea de adonde iba.
De vacaciones, quizá... o a vivir una aventurilla al estilo 007, el espía que lloró... no sé...

Pero hemos vuelto a darle una excusa al Com-Andante para que nos saque los colores.
Y los dineros, con toda seguridad.

Un abrazo, Candela.